« Volver

Redactor constitucional y político de Mallorca (Baleares)

Periódicos anteriores a 1850
Periódico que comienza a publicarse el 22 de marzo de 1820, a las dos semanas de que Fernando VII jurara la Constitución de 1812, por parte del editor e impresor Felipe Guasp, quien, además, seguirá sacando a la calle su Diario balear (1814-1836), y aunque queda enmarcado en el liberalismo moderado, tras el Trienio Liberal (1820-1823) su colección fue buscada por orden gubernativa por las “turbas realistas” en los domicilios de los liberales y “entregado a las llamas” (Bovér: 1862), como otros tantos periódicos antiabsolutitas del periodo, como fue el caso de Correo constitucional de Mallorca, que apareció el uno de abril y llegó, con modificaciones en su cabecera, hasta junio de 1822. Aun así, Guasp sería acusado de haber sido sumiso al absolutismo hasta el mismo día de la proclamación de la Constitución doceañista por el monarca, tal como se puede apreciar en su Diario balear, que también forma parte de la colección de la Biblioteca Nacional de España (BNE). Sin embargo, en una ciudad con una fuerte oposición absolutista no se pueden despreciar las francas manifestaciones de liberalismo en los periódicos que dirigió Guasp mientras la libertad de imprenta se lo permitía. Publicará este nuevo periódico bajo el título Redactor constitucional y político de Mallorca para dar cabida a las proclamas de los líderes de la revolución liberal, empezando por la titulada El ejército nacional al pueblo español o la carta dirigida al obispo de Cádiz y su diócesis, ambas del general Antonio Quiroga, o el Manifiesto del Rey a la nación. También reproducirá textos de la Constitución y otros discursos y proclamas de los nuevos jefes políticos en las provincias, así como artículos de periódicos españoles, incluso franceses e ingleses, y alguno remitido, como el que publica bajo el epígrafe Carta de un literato español residente en París. Ofrece también crónicas de las Cortes e inserta alguna información local. Su periodicidad fue irregular, aunque a veces fue diaria, y en su primera serie su formato es en 4º, compuestos a una columna sus 30 números de ocho páginas, hasta el 30 de junio. A partir del dos de julio, aumenta el formato a folio e inicia nueva serie, compone su tipografía a dos columnas y reduce sus números a cuatro páginas, aunque alguno va acompañado de algún suplemento. En su primer año, bajo su cabecera imprimirá el lema Año 9º de la Constitución y 1º de la Restauración. La colección de este título en la BNE no está completa, y acaba en el número 30, de 28 de enero de 1821. Su secuencia es confusa en algunas de sus entregas en el verano de 1820 (Gil Novales: 1975). Además de las referencias citadas, destaca el artículo sobre este título de Roselló Pòrcel publicado en El Día, el nueve de agosto de 1931.