« Volver

Filipinas ante Europa (Madrid)

Revistas de información general
Periódico quincenal que comienza a publicarse en Madrid a partir del 25 de octubre de 1899, tras la ocupación militar de la excolonia española por parte de Estados Unidos, estallar la insurrección independentista y ser proclamada la primera República filipina, presidida por el general Emilio Aguinaldo (1869-1964). Su lema será “Contra Norte-América, no; contra el imperialismo, si, hasta la muerte”. Su director, Isabelo de los Reyes y Florentino (1864-1938), había sido previamente puesto en libertad de su encarcelamiento en el barcelonés castillo de Montjuïc, tras haber sido deportado desde Filipinas acusado de ser dirigente del Consejo Supremo del Katipunan, la sociedad secreta a favor de la independencia y que había encabezado el movimiento rebelde. Con el subtítulo “órgano defensor” del pueblo de la excolonia española, el periódico será portavoz del Comité Filipino Republicano de Madrid, presidido por Tomás Arejola (1865-1926), del que Isabelo de los Reyes había sido nombrado consejero cronista. En su cabecera aparecerá estampado el retrato del presidente Aguinaldo, y saldrá en entregas de ocho páginas, compuestas a dos columnas, estando totalmente ocupadas por textos relativos a la independencia y la campaña de insurrección, con proclamas, cartas, correspondencia, comentarios a noticias publicadas por otros periódicos, crónicas de la guerra y semblanzas biográficas de prohombres filipinos, empezando con la de José Rizal (1861-1896) y siguiendo con las de Felipe Agoncillo, Marcelo H. del Pilar, Antonio Luna, Dominador Gómez y Faustino Villarruel, entre otros. También informa sobre las actividades de otros comités filipinos en otros países, como es el caso del de Japón. Publica los retratos de los citados personajes así como algunas otras fotografías, y unos pocos anuncios de comercios filipinos. Además de los textos bajo la rúbrica de Isabelo de los Reyes, aparecen los firmados por Pedro A. Paterno, Lauro Mataás o Zuan Tagálov, entre otros, pero también otros con iniciales o lo que parecen seudónimos. Los textos sin firma eran también redactados por su director. La circulación del periódico fue prohibida por los norteamericanos en Filipinas, y su director, imputado en Madrid por el fiscal de imprenta a cuatro años de prisión como autor del artículo “Iglesia filipina”. Tras publicar su número 36, correspondiente al diez de junio de 1901, desaparece, probablemente, por los problemas que tuvo Isabelo de los Reyes con la policía gubernativa. Su labor será continuada por la revista mensual El defensor de Filipinas, con el subtítulo “órgano libre de los filipinos, expresamente escrito para que los norte-americanos permitan su circulación y para no comprometer a nuestros favorecedores”, que, impresa en Madrid, llega a publicar cuatro entregas desde el uno de julio al uno de octubre de 1901. A su vez, Manuel Artigas y Cueva también había publicado en Barcelona el quincenal El filipino, bajo el lema “patria, unidad y libertad”, a partir del uno de noviembre de 1899, en números de cuatro páginas y compuesto a tres columnas. Isabelo de los Reyes regresa a Manila en 1901, donde funda la Unión Obrera Democrática (UOD), el primer sindicato del país, y editará La redención del obrero (1903-1904), como órgano del mismo (véase este título en esta hemeroteca digital), llegando a ser aclamado como el introductor del marxismo en Filipinas y “padre” de los obreros y del socialismo en este país, además de participar en la fundación de la Iglesia católica filipina independiente (Aglipayan). Fue también conocido como Don Belong.