« Volver

Cultura española (Zaragoza)

Revista de Aragón
Cultura
Revista trimestral (antes Revista de Aragón), tal como se indica en cada uno de sus números bajo la cabecera, es continuación de la mensual que se publicó en Zaragoza entre 1900 y 1905, fundada y codirigida por los catedráticos Julián Ribera y Tarragó (1858-1934) y Eduardo Ibarra y Rodríguez (1866-1944), que a partir de febrero de 1906 empieza a editarse e imprimirse en Madrid con este título, una vez que Ribera –patriarca del arabismo español- pasa a la Universidad Central mientras que Ibarra permanecerá otra década más en la de la capital aragonesa, y que aparecerán ahora como “gerentes” de la publicación. Es considerada una publicación que emanó de una conjunción del espíritu reformista universitario y del regeneracionismo liberal-conservador españoles de principios del siglo veinte, lo que se considera como una derecha civilizada, dialogante y tolerante, tal como viene a señalar María-Dolores Albiac en el estudio que hizo de la revista y publicó en 1985. Como revista universitaria con vocación investigadora y responsabilidad ética e independencia de criterio de sus colaboradores, está catalogada como de un alto rigor científico y como continuadora en calidad tanto de su antecesora como también de la Revista crítica de historia y literaturas españolas, portuguesas y americanas (1895-1902), nutriendo sus páginas con los trabajos de los principales colaboradores procedentes de ellas, además de incorporar a otros nuevos. Mantuvo también una estructura formal similar a la de sus predecesoras. En el artículo de presentación se indicará que las secciones en las que se divide la publicación -completamente desligada de todo compromiso de partido y de todo exclusivismo de escuela y con independencia de criterio, se afirma-, serán autónomas, correspondiendo a sus respectivos directores la responsabilidad de cada una de ellas, aunque manteniendo la publicación una unidad. La de Historia la dirigen los catedráticos Rafael Altamira (1866-1951) y Eduardo Ibarra Rodríguez (1866-1944), maurista este, que permanecerá en la universidad zaragozana. La de Literatura moderna está codirigida por Ramón Domingo Perés (1863-1956) y Eduardo Gómez de Baquero (1866-1929), conocido por su seudónimo Andrenio. En ella insertará sus críticas teatrales el sociólogo demócrata cristiano Severino Aznar (1870-1959). La sección de Filología e Historia literaria la dirige el catedrático Ramón Menéndez Pidal (1869-1968), maestro de los filólogos españoles y referente de la filología europea, a quien se sumará la filóloga, medievalista e hispanista alemana Carolina Michaëlis de Vasconcelos (1851-1925). La de Arte estará a cargo del catedrático de Arquitectura Vicente Lampérez y Romea (1861-1923), junto al catedrático de Historia del arte y también maurista Elías Tormo y Monzó (1869-1957). Varia se denomina la última de sus secciones, subdivida en Cuestiones internacionales, a cargo del hijo del líder liberal-conservador Antonio Maura (1853-1925), el abogado y escritor Gabriel Maura Gamazo (1879-1963); y Cuestiones pedagógicas, responsabilidad del citado Ribera. Su entrega número 13 cuenta, sin embargo, con una subsección bajo el epígrafe Cuestiones militares, responsabilidad de su colaborador e historiador José Ibáñez Marín (1868-1909), y otra titulada Cuestiones bibliográficas, por Juan M. Sánchez. En cada entrega, cada sección empieza con el artículo de investigación correspondiente y el resto de la misma está dedicado a la reseña y crítica de libros (Notas bibliográficas y Libros recientes) y de publicaciones periódicas (Revista de revistas). La de Historia cuenta también con un epígrafe titulado Noticias, que en la de Literatura moderna se denomina Mosaico, en donde se da cuenta de la vida cultural tanto nacional como extranjera, siendo una especie de notas de la comunidad intelectual, con anuncios de adquisiciones y exposiciones de bibliotecas y ateneos, sobre conferencias, programas de cursos universitarios, creación de sociedades culturales, etc. La revista dedicará especial atención a la cultura de las regiones españolas, y muy especialmente a la catalana, así como a la portuguesa e hispanoamericana, como también al ámbito arqueológico. Asimismo, inserta algunos fotograbados y dibujos en texto y láminas fuera de texto. Entre sus principales colaboradores se encuentran también el catedrático de Árabe y discípulo de Ribera, Miguel Asín Palacios (1871-1944), y Alberto Gómez Izquierdo (1870-1930), que escribirá textos sobre filosofía, ambos sacerdotes alejados del catolicismo integrista; Francisco Codera (que escribirá sobre historia árabe); E. de Molins (arqueología general y especialmente catalana); Antonio Vives (numismática española y arqueología árabe) o Luis Tramoyeres Blasco. Y en su larga nómina de firmas aparecen, entre otras, la de Mariano de Pano (1847-1948), la del crítico José Valenzuela La Rosa o las de Francisco Aznar Navarro o Marcelino Menéndez Pelayo. La paginación de la revista es continuada, con un total de 962 páginas. El 16 es el último número editado, correspondiente a noviembre de 1909. Desapareció por falta de financiación. Cada entrega cuenta con un sumario propio, y la última inserta, al final, un índice general ordenado alfabéticamente por autores de los 25 tomos que integran tanto la colección de Revista de Aragón como la de Cultura española.