« Volver

El Auxiliar de la ingeniería y arquitectura (Madrid)

Industria || Arquitectura y construcción
Revista de carácter técnico y profesional, órgano de la Asociación General de Ayudantes y Auxiliares de los Cuerpos de Ingenieros Civiles del Estado, creada en 1914, que entonces estaba presidida por Luis Ortum, y publicada en sustitución del Boletín que previamente venía editando desde 1915, cuyo título también forma parte de la colección de la Biblioteca Nacional de España (BNE). Sale el primer número de El Auxiliar… el 25 de abril de 1921. De periodicidad quincenal, aparecerá los días 15 y 25 de cada mes. Sus entregas, generalmente de 16 páginas y compuestas a dos columnas, tendrán foliación continuada anual. Contará con una cubierta ilustrada y en sus páginas se insertarán fotograbados con fotografías de vistas, aéreas, de obras e industrias, maquinaria o retratos de personalidades, entre otras, así como dibujos, planos o croquis. El propósito de la publicación será la defensa de los intereses de la clase Auxiliar de la Ingeniería y Arquitectura Civil, la defensa de sus reivindicaciones sociales y la dignificación de su trabajo, como “la más modesta de la clase media a que pertenecen”, se dirá en su artículo de presentación. Pero ello, “sin tibiezas ni cobardías… cuando la injusticia, el nepotismo, la arbitrariedad” de pie a ello, quedando sus páginas abiertas a exponer cualquier planteamiento científico, literario y social, y principalmente las “injusticias y atropellos, tan frecuentes en el orden oficial”. Presupuestos estos que harán de esta publicación un elemento combativo en la defensa política de los intereses de estos cuerpos de ayudantes y auxiliares de todas las ingenierías civiles del Estado. A partir de su número 30 (10 de julio de 1922) ya aparecerá el ayudante de Montes Antonio Monjó Vagué como director de la revista (que desde 1917 había sido presidente de la asociación), al que se le añade su también compañero del mismo cuerpo Alberto Vela y de Palacio, como redactor jefe, quien fallecerá en 1974 en Madrid, después de haber sufrido represión durante la dictadura franquista. En su cuadro de colaboradores estarán el notario Julio Senador; los ingenieros de Montes Manuel Aulló y Eduardo Butler; el teniente coronel de Artillería César Serrano; el publicista Roberto Castrovido; los ingenieros de Caminos Alfonso Peña Boeuf y Fermín Artaza; el delegado de España en la Oficina Internacional del Trabajo (OIT), Antonio Fabra Ribas; el ingeniero de Minas Alfonso de Alvarado; el médico Víctor Ruiz Albéniz; el arquitecto Bernardo F. de las Heras; el teniente coronel de Ingenieros José María Samaniego, así como el abogado Augusto Barcia y Gregorio Corrochano. Sus redactores serán ayudantes y auxiliares de los citados cuerpos de ingenieros y arquitectos. A partir del 25 de octubre de 1925, Vela sustituirá a Monjó en la dirección de la revista, ocupando el puesto de redactor-jefe desde entonces José M. Simarro. Se suman a su cuadro de colaboradores los ingenieros geógrafos Rafael Sereix, Wenceslao Castillo y Agustín Ucelay, el ingeniero de Caminos José Aguinaga, el arquitecto Eladio Laredo, el aparejador Eugenio Naranjo o el pintor Javier de Winthuyzen, a los que se sumará también el ingeniero de Minas Juan Sánchez Arboledas. Desde el 25 de noviembre de 1928 (número 183), la revista estará adherida a la Federación Internacional de Prensa Técnica, como así lo indica en su cabecera. A partir de febrero de 1935, la dirección de la revista recaerá en el ayudante de Montes y publicista forestal Jaime Barrachina y Almeda, cuando la asociación de los cuerpos auxiliares y ayudantes de ingeniería y arquitectura estaba presidida por el aparejador de Obras Amancio Portabales, siendo su secretario el topógrafo Joaquín Casas. La revista tendrá secciones fijas, como Sección oficial (con resúmenes de la Gaceta), Crónica quincenal, Noticias, Personal, Bibliografía, Leyendo revistas o Curiosidades científicas. Publicará también las suscripciones de acciones al montepío social Casa El Auxiliar de la Ingeniería por parte de los asociados (ayudantes de obras públicas, de agrónomos, geómetras, sobrestantes, delineantes, topógrafos, etc.), en cuyo domicilio de la calle Claudio Coello, de Madrid, estaba establecida la redacción y administración de la revista. Cada entrega comienza con un artículo editorial relativo a la situación social, corporativa, profesional y funcionarial de estos técnicos, u otros artículos sobre política hidráulica, la red metropolitana de Madrid, cuestiones catastrales, el Congreso Nacional de Carreteras (1922), la repoblación y explotaciones forestales, la educación obrera moderna, el Mapa de España, las diputaciones provinciales o la topografía, entre otros. La última entrega de este título en la BNE es el 364, correspondiente a junio de 1936, cuando la asociación había estudiado modificaciones y mejoras en la revista, tanto en el formato como en su paginación.