« Volver

Renacer (Zaragoza)

Guerra civil
Esta revista editada en plena Guerra Civil en Zaragoza tenía como misión defender la causa del bando nacional y justificar la rebelión que había llevado a cabo gran parte del Ejército contra el Gobierno de la República. Su aspiración era llegar a todo el territorio español controlado por el bando nacional y no solo a la región aragonesa. No hay que confundir el título de esta revista con el semanario Renacer que se editó en Madrid durante los años previos al estallido de la guerra en 1936. En aquel caso se trataba de una publicación monárquica y la revista zaragozana está volcada con Franco y la Falange. La revista comenzó a publicarse en diciembre de 1937. El siguiente número se editó con periodicidad bimestral, enero-febrero de 1938, y el tercero y último salió en mayo-junio. No hubo más probablemente por las circunstancias bélicas dado que el Frente de Aragón era uno de los puntos calientes de la guerra. Teruel, que fue la única capital de provincia que conquistó el bando republicano, fue tomada en diciembre, pero los nacionales la recuperaron en febrero. La revista dejó de editarse antes del verano de 1938 cuando se produjo la batalla del Ebro, que fue la decisiva de la guerra. Los dos primeros números contaban con 40 páginas y el último con 32. Gran parte de las páginas eran anuncios de las industrias y comercios zaragozanos. Esta publicidad debió ser vital para pagar los gastos de composición y de impresión. La publicación dispuso de numerosos colaboradores, pero lo más probable es que lo hicieran gratuitamente, dado que el objetivo de participar en la victoria era lo que movía todas las energías, tanto en un bando como en el otro. Entre los colaboradores de Renacer figuraba el director de la Biblioteca Nacional, Miguel Artigas, que en el segundo número firma un artículo dedicado a recordar el Imperio español. Otro de los colaboradores fue el historiador Ricardo del Arco. El contenido informativo, como es lógico, estaba dedicado a los acontecimientos bélicos y a elogiar a los líderes y miembros destacados del bando nacional, con fotografías de los mismos y de los aliados alemanes e italianos. También había espacio para una sección cultural dedicada al cine y al arte. Lo más llamativo de esta revista son los dibujos de la portada de cada número, que fueron dedicados respectivamente a Franco, Hitler y José Antonio, a quien la publicación siempre llama El Ausente, dada su muerte al comienzo de la guerra. La presencia de Hitler tiene plena justificación por la fuerte ayuda alemana al bando nacional desde el inicio del conflicto, sobre todo con la aviación. El dibujante de todos los retratos, que firmaba como ‘Guillermo’, fue el destacado ilustrador Guillermo Pérez Baylo, nacido en 1911 en Zaragoza y fallecido en Tarragona en 2000. Pérez Baylo ya había cosechado éxito con sus carteles, sobre todo los realizados para la Feria de Muestras de Zaragoza, de la que terminada la guerra se convirtió en su cartelista oficial. En sus últimos años se dedicó a la pintura haciendo numerosos retratos y acuarelas de paisajes. [Descripción publicada el 17/08/2022]