« Volver

Nueva academia heráldica (Madrid)

Heráldica
Esta publicación es continuación de Academia Heráldica, revista conservada también en la BNE cuyo último número de la colección corresponde a diciembre de 1910 pero que probablemente se extendió hasta la aparición de la nueva en 1913. Su director es el dibujante Julio de Yepes y Rosales, que también era director artístico de la anterior, y el administrador Mariano Gil de Balenchana, igualmente administrador y gerente de la primera. La Nueva Academia Heráldica, de periodicidad bimestral, lógicamente también está dedicada a la investigación de la genealogía, escudos de armas y blasones como disciplinas auxiliares de la Historia. Sus páginas están ilustradas con dibujos además de fotografías de personajes y de edificios singulares como castillos o iglesias. En su segundo número, de mayo de 1913, la revista publica una foto del rey Alfonso XIII y muestra su enérgica repulsa por el atentado que había sufrido el monarca el mes anterior, cuando un anarquista disparó sobre él y mató al caballo que montaba en plena calle de Alcalá. Una de las secciones fijas de la publicación era la descripción de los escudos de armas de los apellidos españoles. Otra, al final de cada número, la constituía una relación de revistas de la misma temática, genealogía y heráldica, que se publicaban en España y en el extranjero, así como libros sobre la materia. La publicación había empezado a editarse con 20 páginas, pero fue aumentando su paginación a medida que pasaban los años, incluyendo cada vez más ilustraciones. El número de mayo 1916 dedicó su portada al elogio fúnebre del genealogista y académico Francisco Fernández de Bethencourt, muerto el mes anterior y del que los editores de la revista se consideraban discípulos. ‘Las coronas, las águilas, los leones y los castillos, luto intenso vestirán por el que supo colocarles, dignificándoles, en el elevado pedestal de la Heráldica y la Genealogía históricas’, se dice en este rendido homenaje. La revista se hacía publicidad señalando que sus archivos eran únicos en España y contaban con más de dos millones de fichas de referencia para realizar toda clase de trabajos históricos de Genealogía y Heráldica. La redacción se encargaba también del estudio, formación y tramitación de toda clase de expedientes para el ingreso en Ordenes militares y en los Cuerpos nobles que exigían para su ingreso dichos expedientes, así como también de la busca de escudos debidamente comprobados y de toda clase de asuntos nobiliarios. En el último número de la revista que posee la BNE, correspondiente a enero/febrero de 1924, los editores expresan su deseo de estrechar lazos con Hispanoamérica e informan de que bibliotecas oficiales de varios países se habían suscrito a la publicación. [Descripción publicada el 17/08/2022]