« Volver

Miscelánea turolense (Madrid)

Revistas de información general
Dirigida por Domingo Gascón y Guimbao, cronista de la provincia de Teruel, esta publicación nacida en 1891 se propone según declara en su primer número “dar a conocer a aquellos hombres que por su talento, su esfuerzo personal o sus sacrificios tienen derecho al aprecio y reconocimiento de esta generación y de las futuras”. Tras señalar que Teruel “necesita más que otra región alguna de España el esfuerzo individual y colectivo de sus hijos para sacarla de la postración y del abatimiento en que se halla sumida”, informa que como su nombre de miscelánea indica se ocupará de todo lo que pueda interesar a la provincia, dejando bien claro que “la política palpitante no tendrá cabida en estas columnas”. Uno de sus temas predilectos será abogar por la construcción del ferrocarril de Calatayud a Valencia para comunicar la provincia. La revista, que se repartía gratuitamente, tenía una periodicidad irregular, un número al mes o cada dos meses, aunque al final el intervalo llegó a ser de un año o más, y contaba con una sección de Preguntas y Respuestas en la que podía colaborar quien quisiese con su firma o con pseudónimo. En su primer número comenzó la publicación de una lista de turolenses ilustres por orden alfabético y en página aparte y con retrato dio amplio espacio a la biografía de Francisco Piquer, el padre Piquer, fundador del Monte de Piedad de Madrid. A medida que avanzaba la publicación era más frecuente ver en sus páginas grabados y fotografías. La portada de cada número, por ejemplo, solía incluir el retrato de algún prohombre de la provincia. La revista constaba de 20 páginas y la última normalmente estaba dedicada a anuncios y a una sección titulada Cantares populares. Otra sección de la publicación era la de bibliografía, tanto general como la estrictamente de la provincia. No podían faltar aquí las reseñas de las obras dedicadas a la leyenda de los amantes de Teruel, que fue objeto de especial atención durante el siglo XIX, sobre todo durante el periodo romántico. En el número 19, de febrero de 1896, por ejemplo, se da amplio espacio a la Historia de los Amantes de Teruel escrita por Federico Andrés con dibujos de Salvador Gisbert. La revista reproduce alguno de los tétricos dibujos de los esqueletos de los amantes. El número 21, de marzo de 1897, también es reseñable dado que es la primera vez que se dedica la ilustración de portada a una mujer, Concepción Jimeno de Flaquer, autora de La mujer aragonesa, y se dedica espacio a algunas mujeres turolenses destacadas. En su último número, de enero de 1901, Domingo Gascón da por concluida la publicación al haber logrado, según dice con cierto optimismo, los objetivos que se proponía: dar a conocer los problemas de Teruel y lograr su desarrollo económico. Habla de la constitución de una compañía para explotar las minas de carbón de Utrillas, así como otras que hay en marcha más dos líneas de ferrocarriles mineros. Gascón, que había iniciado también solo y sin ayuda, como dice, la publicación de un Boletín Minero y Comercial en diciembre de 1898, en el último número de la Miscelánea Turolense incluye un índice general de la revista desde su nacimiento diez años atrás, sin olvidarse de hacer una reseña biográfica de su padre, el cirujano José Gascón de Allué. [Descripción publicada el 26/7/2018]