« Volver

La Madeja política (Barcelona)

Lío
Flaca (1872) || Madeja (Barcelona)
Revistas satíricas y humorísticas || Periódicos
Es el título que adoptó el uno de noviembre de 1873 el periódico político-satírico de espíritu liberal, republicano federal y anticlerical La Flaca, que había aparecido en Barcelona por vez primera el 27 de marzo de 1869, como contraposición radical a La Gorda (1868-1870), que con igual carácter satírico era de tendencia reaccionaria y carlista. La Flaca ya había sufrido una suspensión tras publicar su número 100, el tres de septiembre de 1871, y se vio obligada a cambiar su título por La Carcajada cuando reapareció el 17 de enero de 1872, y también por La Risa y La Risotada, recuperando otra vez el título original, desde finales de 1872 hasta el cuatro de octubre de 1873, intervalo este en el que fue proclamada la I República Española. Así como el título La Gorda hacía alusión a la “que se va a liar” con la revolución septembrina, el significado de La Flaca aparece representado en la alegoría de España en su cabecera, con una matrona seca y macilenta junto a un león (como símbolo monárquico) extenuado por el hambre. Tanto una como la otra, cada una en su bando ideológico, fueron publicaciones emblemáticas del sexenio democrático (Sánchez Vigil: 2008), y las excelentes caricaturas en color de La Flaca, en cuyas páginas se publicó la primera cromolitografía de la prensa española, “contribuyeron a fijar el estilo de la caricatura política española” (Seoane: 1983). La Madeja política, con el grabado en su cabecera que había tenido La Flaca, comienza nueva secuencia, sus entregas siguen siendo de cuatro páginas, ocupando las dos centrales la litografía de gran tamaño de carácter político-satírico, que firmará con el seudónimo Aº Wº uno de los principales ilustradores del siglo XIX, el pintor y dibujante Tomás Padró (1840-1877), así como Juan Alaminos. La primera y última página la ocupan breves textos en prosa y en verso, con algunas secciones como Enredos, Ojeada, Vistazo y Charadas, en las que se comentan todo tipo de cuestiones políticas de actualidad. Publicará algún número extraordinario ocupado completamente por litografías. Bajo sus textos aparecerán seudónimos, como Bartolo, Eladio, Cascabelillo, Rufo, Cándido o Eladio, desconociéndose el nombre de sus redactores, aunque se publica algo bajo la firma de Jaime Horta, pero en su cabecera aparece indicado el domicilio de Trilla y Serra Editores, tanto como lugar de redacción y administración como de suscripción. El pie de imprenta corresponde a la de Luis Tasso. Del siete de febrero al 18 de abril de 1874 se publicará bajo el título El Lío, y el subtítulo “semanario humorístico ilustrado” y con secuencia propia, desapareciendo de esta cabecera el grabado alegórico. Y el dos de mayo vuelve a recuperar de nuevo el título original de La Madeja política con su característico grabado en la cabecera, siguiendo la secuencia que había quedado interrumpida. El último número de este título en la colección de la Biblioteca Nacional de España corresponde al dos de enero de 1875, con el que había comenzado una nueva numeración, en cuya primera página publica un artículo bajo el epígrafe “El Manifiesto de D. Alfonso”, a favor del cual el general Martínez Campos se había pronunciado en Sagunto el 29 de diciembre del año que había acabado para restaurar la dinastía borbónica. A partir de entonces reducirá el título a La Madeja, que seguirá publicándose hasta el tres de marzo de 1876. El 26 de febrero había dado fin la tercera guerra carlista, que había comenzado en 1872.