« Volver

Fr. Gerundio (León)

Título Fray Gerundio 3 jul. 1840-2 en. 1842 || Frai Gerundio || F. Gerundio
Periódicos anteriores a 1850 || Revistas satíricas y humorísticas
Periódico también conocido como Frai Gerundio y Fray Gerundio, que es también el seudónimo que adoptará su único redactor, el historiador Modesto Lafuente (1806-1866), y que dará lugar en la historia de la prensa española a títulos de otros periódicos posteriores con el apócope “Fray”. Considerado como epígono a los de Mariano José de Larra, Lafuente comienza a sacar su periódico al poco tiempo de haber abandonado su carrera eclesiástica, en la ciudad de León el cuatro de abril de 1837, tomando el título de la novela homónima del padre Isla, que en aquel momento gozaba de gran popularidad; y en julio de 1838 trasladará su edición a Madrid, formando parte de la primera edad de oro del periodismo satírico-político, costumbrista y literario de la historia de la prensa española. Nace este periódico satírico-burlesco con el establecimiento de una nueva ley de imprenta y coincidirá su existencia con las Regencias de María Cristina y Espartero, el establecimiento del Estado liberal y el final de la primera guerra carlista, adquiriendo un gran éxito y fama en su tiempo, alcanzando los 6.000 ejemplares de tirada. Según Gómez Aparicio, será una publicación de profundo sentido popular, que gusta de la ironía y deja tras de sí una estela entre sarcástica y amarga. Al igual que Larra, Lafuente, un espíritu ilustrado y liberal que declara seguir a Juvenal y Cervantes, escribirá su periódico para terminar con la superstición religiosa y el culto a la violencia y para denunciar la ignorancia, la mentira y la pobreza del pueblo. Desde una posición ideológica liberal (algunos lo colocan como moderado y otros como progresista), pero sobre todo independiente, se permitirá duras críticas al poder instituido y atacará el sectarismo y la facción carlista. Todo ello a través de unos textos tanto en prosa (artículos, cartas y diálogos) como en verso. Célebres serán sus diálogos entre un dogmático Fray Gerundio, exclaustrado por las leyes desamortizadoras, y un ingenuo lego Pelegrín Tirabeque, y sus acólitos padre Platiquillas, el reverendo maestro Circunloquio y Fray Curro. Sus primeros 52 números (denominados “capilladas”) aparecerán cada ocho días hasta el 29 de marzo de 1838, siendo su editor responsable e impresor el leonés Cándido Paramio y Pascual, siendo un periódico de pequeño formato, a una columna y de entre las 16 y las 24 páginas. Tras su marcha a Madrid, Lafuente lo hace reaparecer el uno de julio de ese mismo año, ahora con una frecuencia bisemanal, manteniendo la secuencia leonesa pero a la vez iniciando otra nueva paralela madrileña, siendo estampado en la imprenta de F. de P. Mellado, que aparece también como su editor responsable. Se subtitulará ahora “periódico satírico de política y costumbres” y comenzará a insertar ilustraciones, principalmente de A. Gómez y F. Miranda, contando con grabadores como Batanero y Castelló, y aumentando su tamaño desde el uno de octubre de 1839. A consecuencia de la polémica y el incidente físico que incluso sufre con el general y diputado Juan Prim, Lafuente anuncia la desaparición de su periódico en su número 363, del 17 de agosto de 1841, reanudando su aparición desde el dos enero hasta el 26 de junio de 1842. En esta ocasión su periodicidad será semanal y aparecerán como editores responsables Francisco de S. Fuentes, L.G. de Soto y J.B. Moreno, siendo estampado en el Establecimiento Tipográfico de la calle del Sordo. Fr. Gerundio tendrá una segunda época (denominada “era”) y editará hasta 48 números (denominados ahora “disciplinazos”), apareciendo cada cinco días, desde el cinco de junio de 1843 hasta el cinco de febrero de 1844, es decir, hasta el comienzo del periodo isabelino, siendo su editor responsable J.B. Moreno e impresos en el Establecimiento Tipográfico de la calle del Sordo, formando su colección dos tomos. Lafuente también publicó separadamente un Boletín o Boletín informativo a Fr. Gerundio, entre el 19 de agosto de 1841 (coincidiendo con la suspensión temporal de su cabecera madre) hasta, por lo menos, su número 290, del 30 de junio de 1842, coincidiendo con el final de su primera época. Era esta una publicación de entre dos y cuatro páginas, con extractos de noticias oficiales del extranjero, nacionales y de Madrid, además de otros artículos de fondo, impresos a tres columnas, dos veces a la semana, en la imprenta de Mellado y en el Establecimiento Tipográfico de la calle del Sordo. La primera época forma una colección de quince tomos y fue tanta la popularidad y fama que adquirió el Fr. Gerundio de Modesto Lafuente que fueron reeditados en dos ocasiones. Al final de cada trimestre solía incluir un índice.