« Volver

Gaceta jurídica de guerra y marina (Madrid)

Fuerzas armadas
Autorizada su publicación por real orden, aparece su primer número el día quince de enero de 1908, fundada y dirigida por el abogado y capitán de Caballería de la Sección de Ordenanzas del Ministerio de la Guerra Ricardo Ruiz de Benítez de Lugo (1872-1957), con el objeto de continuar la labor que había llevado a cabo el Boletín de justicia militar (1891-1900) y llenar su vacío y el de las demás publicaciones periódicas oficiales que no estaban dando publicidad a la jurisprudencia fundamentada dictada por el Consejo Supremo de Guerra y Marina o el Tribunal Supremo de Justicia, ni los dictámenes del Consejo de Estado o del Tribunal de Cuentas. Nace con el espíritu de fomentar los estudios de derecho militar y de la Marina de Guerra y con el ánimo de promover reformas normativas en esta materia. La revista se estructurará en diferentes secciones: la Doctrinal; la de Reformas (de los artículos del Código de Justicia Militar y de la legislación penal de la Marina de Guerra, acompañados de sus respectivos razonamientos); la de Jurisprudencia (del Tribunal Supremo, Tribunal Contencioso-Administrativo y del Consejo Supremo de Guerra y Marina, retomándola desde el siete de septiembre de 1900, cuando dejó de hacerlo el citado Boletín de justicia militar); la de Legislación (retomándola desde el 30 de diciembre de 1900); la Variada (con artículos e información sobre las actividades, entre otras, de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación); la de Noticias (sobre ascensos, nombramientos y otros movimientos y actividades del personal militar), y la Extranjera, a las que se añadirán después las secciones Jurídica (especie de consultorio jurídico en todos los órdenes para militares y marinos y sus familiares) y la de Prensa y Bibliografía. También inserta reclamos publicitarios. La revista está dirigida, especialmente, a los integrantes de los cuerpos jurídicos militares y de la Armada, así como a los abogados en general y a los integrantes de los cuerpos judiciales. En su propósito se indicará que la publicación no entrará “jamás en polémicas ni en censuras” y en cuanto a los artículos firmados dirá que serán sólo responsabilidad de sus autores. También será declarada de utilidad por real orden de catorce de noviembre de 1908. En sus secciones Doctrinal y Variada escribirán, además de su director, otros destacados especialistas en la materia y miembros de los cuerpos jurídicos, como el también abogado Mariano Marfil García (1883-1939), que llegará a alcanzar el grado de comandante de Intendencia, ocupará los puestos de subsecretario de la Presidencia del Consejo de Ministros y del ministerio de la Gobernación, será también director general de Aduanas y diputado a Cortes, académico de la Academia de Jurisprudencia y asesor jurídico del Instituto de Reformas Sociales y, desde el 25 de enero de 1909, redactor-jefe de la Gaceta…, además de serlo también del diario La época (1849-1936); así como los consejeros togados Miguel Herrera la Peña, Nicolás de la Peña y Antonio Conejos; el auditor general del Ejército y cofundador del citado Boletín de justicia militar Francisco Javier Ugarte; el general de Brigada Federico de Madariaga; y Mariano Alonso Bayón, Juan Alvarado, Melquíades Álvarez, Gumersindo de Azcárate, Francisco Bergamín, José Canalejas, Juan de la Cierva, Eduardo Cobián, Eduardo Dato, Antonio García Alix, Rafael Gasset, José Ibáñez Martín, Gabriel Maura, Isidro de Torrecilla, Ramiro de Maeztu, Diego Blesa, Luis Bermúdez de Castro, Leandro de Saralegui. Francisco Martínez Contreras y Emilio de la Sierra, entre otros. Su director, también abogado y profesor y secretario de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, ya había fundado como periodista en Madrid el periódico Las Canarias (1900), y será también redactor y gerente del diario de la tarde Ejército y Armada (1905-1932), así como redactor-militar del diario Heraldo de Madrid (1890-1936). Ideológicamente comenzó siendo afín al liberalismo demócrata del partido de José Canalejas, para derivar posteriormente al conservadurismo y ocupar la subsecretaría de la Presidencia del Gobierno durante la dictadura del general Miguel Primo de Rivera, y habiendo desarrollado toda su carrera en puestos administrativos y alcanzar el grado de teniente coronel retirado, se sumó activamente en 1936 en la rebelión militar franquista. Gaceta jurídica de guerra y marina se publicaba dos veces al mes, y aunque se indicara que lo hacía los días 10 y 25, la aparición de sus veinticuatro números anuales fue a veces irregular, en entregas generalmente de una veintena de páginas, aunque también varió el número de estas, compuestas a una y dos columnas y foliación continuada anual. Posteriormente adopta el subtítulo de “revista mensual de derecho común, militar y marítimo”, reduciendo también su paginación pero aumentando su composición a tres columnas. También llega a editar en alguna ocasión números dobles. En el último número de cada año publica índices, por lo general de voces de sus secciones de legislación y jurisprudencia. A partir del dos de abril de 1932 incluirá el suplemento Marte, que se considera como continuación del ya citado periódico militar Ejército y armada. La colección de la Biblioteca Nacional de España carece de los años 1930-1931 y 1933-1934. El último número es el 385, correspondiente a mayo de 1936 y al XXIX año de su publicación.