« Volver

Semanario curioso, erudito, comercial y económico (Barcelona)

Título Semanario curioso, histórico, erudito, comercial, público y económico 1776-1777?
Diario curioso, histórico, erudito, comercial, civil y económico
Periódicos anteriores a 1850 || Historia
Falta digitalizar el volumen de 1775 de la signatura R/38530 --- Esta publicación es continuación del Diario erudito fundado en Barcelona en 1772 por el agente de negocios navarro Pedro Ángel de Tarazona y que se prolongó por espacio de un año. Considerado como el Mariano Nipho de la ciudad condal, por comparación con el promotor del primer periódico diario madrileño, Tarazona convirtió el Diario erudito en semanario, pero cambió su filosofía. En lugar de noticias de actualidad, la publicación, que pese a su título tenía una periodicidad irregular, recogía en fascículos obras de otros autores que habían conseguido el favor del público. El Semanario Curioso, erudito, comercial y económico salió a la luz en 1773 publicando bajo el título de El Pensador matritense los números de El Pensador que había sacado en la década anterior en la capital de España José de Clavijo y Fajardo con el pseudónimo de Álvarez Valladares. Su publicación se prolongó hasta 1776. Otro número de la publicación estuvo dedicado a la traducción castellana de la primera parte de la Crónica universal del Principado de Cataluña escrita por Jerónimo Pujades a principios del siglo XVII, que apareció en el Semanario curioso entre 1775-1777, según se puede leer en la enciclopedia de Cataluña en línea ‘enciclopèdia.cat’. Los primeros números digitalizados por la BNE son los correspondientes a un nobiliario, el blasón de Cataluña, obra escrita en 1600 por el fraile franciscano Esteban Barrellas dedicada a la historia de los condes de Barcelona. El Semanario explica en su dedicatoria a la nobleza catalana que el objeto de la obra es ‘referir aquellos famosos hechos y proezas ilustres con que los caballeros catalanes contribuyeron a la expulsión de los moros de España’. En el segundo de los tres tomos publicados, hay al final un detalle curioso que muestra que Tarazona no había olvidado su vocación de periodista de la actualidad. Se inserta una Aviso al público informando de que si alguna pobre mujer honesta necesita viajar a Valencia puede acudir al periódico para que le busque un familia de honor que le acompañe. El Semanario de Tarazona no tuvo demasiada aceptación, pero sí la tuvo la idea de recoger en entregas periódicas las obras de autores antiguos y modernos. La siguió en Madrid el Semanario erudito de Antonio Valladares de Sotomayor, uno de los periódicos de la Ilustración de mayor éxito, editado entre 1787 y 1791. [Descripción publicada el 08/04/2020]