« Volver

El Dominó negro (Madrid)

Revistas de información general
Con el subtítulo Semanario detectivesco de actualidad, esta publicación hace honor a su aire de misterio dado que al anonimato de sus promotores y a los pseudónimos utilizados por parte de sus colaboradores une la incertidumbre sobre la verdadera naturaleza de sus intenciones. Lo que parece un periódico dedicado a los sucesos y novelas policiacas resultó en realidad un libelo político de la peor naturaleza. Nacido en plena guerra mundial, El Dominó negro, título que hacía referencia a un popular disfraz de carnaval, formó parte de otras efímeras publicaciones dirigidas a combatir al Partido Radical de Lerroux, que era partidario de los aliados en su lucha contra las potencias centrales. Por eso en su fundación y financiación tuvo una parte importante la Embajada alemana en Madrid, según recoge Pedro Gómez Aparicio en su Historia del Periodismo Español. En el primer número del semanario, en el que colabora Emilio Carrere, uno de los personajes más característicos de la bohemia madrileña de principios del siglo XX, hay un ataque a Lerroux en un reportaje firmado por Segundo Hornung titulado ‘Lo que olfatean nuestro sabuesos’. “Es inverosímil… que don Alejandro Lerroux haya tomado por su cuenta la contrata de zapatos, mantas y trajes de dril para el ejército francés”, se dice con buena carga de Ironía en dicho artículo, que no es único dirigido contra el político radical. Con 16 páginas por número y abundante publicidad, la lectura de las páginas de este periódico deja en ocasiones la duda de si lo que se lee refleja un caso real o es un relato de ficción. La BNE sólo posee los cuatro primeros números de esta publicación, pero no los números más comprometidos del semanario, que no sólo atacó al Partido Radical, sino también a los anarquistas y al mismo líder del PSOE, Pablo Iglesias. Así, en el número del 15 de diciembre de 1915, el semanario publicó una portada con la foto del dirigente socialista y este espectacular título: ‘Intervención de Pablo Iglesias en el complot contra Canalejas’, implicándole en el asesinato del presidente del Gobierno ocurrido en 1912. La reacción no se se hizo esperar. El día 19 de diciembre, la revista Acción socialista, con el título ‘La sombra del Dominó’ en su portada, se refería a esa información tildándola de “cobarde calumnia” y en páginas interiores aclaraba el error que había llevado a “un canalla” a mezclar a Pablo Iglesias en el complot contra Canalejas. El 1 enero de 1916, una publicación socialista asturiana, El Distrito Cangües, dedicaba una columna a este asunto y daba nombres de los supuestos responsables de El Dominó negro, al que califican de “miserable papelucho”. Estos serían Gonzalo Pardo y López Serrano, “bigardos, hampones y galloferos” quienes, según ese medio socialista, habrían ampliado la campaña difamatoria contra Pablo Iglesias iniciada por el diario La Tribuna. En todo caso, El Dominó negro no sobrevivió al nuevo año de 1916 y todo parece indicar que su ataque al dirigente socialista fue la causa de su pronta desaparición. [Descripción publicada el 15/03/2019]