« Volver

El Eco de Barcelona (Barcelona)

Periódicos
Publica su “número programa” el ocho de abril de 1883 y hasta el quince no empezará a hacerlo diariamente. Será dirigido por el periodista y escritor madrileño Carlos Frontaura (1834-1910), de ideas conservadoras moderadas, que quedará vinculado al partido canovista ocupando cargos públicos como el de gobernador civil. El subtítulo que adopta este matutino es el de “diario político, literario, industrial y mercantil”, y su propósito era ser “eco fiel de Barcelona y de Cataluña entera”, en sus aspiraciones, sus glorias industriales, artísticas y científicas, y en sus quejas contra el Gobierno (en ese momento había comenzado el turno de partidos, gobernando el liberal Sagasta), tal como se señala en su programa. Será un diario adscrito al partido conservador-liberal, cuyo círculo había sido recientemente reorganizado e inaugurado en Barcelona con un discurso de su jefe, el jurista y político Manuel Durán y Bas (1823-1904). Anuncia, asimismo que quedaban “proscritos” en el diario anuncios que se refirieran “a obras contrarias a Nuestra Santa Religión”. El diario no estampa secuencia, es de paginación variable, entre cuatro y doce páginas (aunque lo normal es que fueran ocho) y con foliación continuada (hasta un total de 834), aumentando las mismas cuando incluye como folletín una obra titulada Sermones de Doña Quita (recuerdos de una mujer vulgar), de la que era autor el citado Frontaura. Es compuesto a dos columnas con una moderna tipografía y estampado en la Imprenta de Cristóbal Miró, insertando muchos reclamos publicitaros, entre ellos alguna esquela, no sólo en sus últimas páginas, sino en las restantes, incluida la primera, en la que inserta también unas Afecciones meteorológicas, dadas por el óptico alemán Alberto Burckart, y el santoral y cultos. Ofrece noticias de Cataluña, Madrid, provincias y del extranjero, así como una crónica local del día, correspondencias, artículos políticos de actualidad, sección oficial, parte comercial (entrada y salida de buques y bolsa), espectáculos (teatros) y noticias telegráficas de última hora, y también revistas de amena literatura y artículos científicos. Entre sus colaboradores y redactores estuvieron el escritor, militar y político Eduardo Zamora y Caballero (1837-1899), Juan B. Martí Navarrete, Enrique Vivanco o Caludi Omar. Aun estando financiado por los elementos del partido canovista en Barcelona, el diario dirigido por Frontaura no durará ni cuatro meses, despareciendo el 31 de julio de ese mismo año. Los conservadores barceloneses sacarán otro diario en su lugar: La Dinastía, que con el subtítulo “diario político, literario y mercantil” estará publicándose desde el 14 de octubre de 1883 hasta 1904, y que forma también parte de la colección de la Biblioteca Nacional de España. Ambos son citados en la abra 200 anys de premsa diària a Catalunya (1995).