« Volver

El Iris del pueblo (Baleares)

Periódicos
Al calor de la renovada actividad política y la libertad de prensa del Bienio Progresista (1854-1856), nace este primer periódico mallorquín vinculado al Partido Demócrata (1849). Fundado y dirigido por el entonces joven abogado Joaquín Fiol Pujol (1831-1895), participan también en su redacción el franciscano exclaustrado, catedrático del Instituto Balear y socialista utópico Jerónimo Bibiloni Llaneras (1802-1876), el industrial Miguel Quetglas Bauzà (1826-1872), fundador del Centro Instructivo Republicano (1852), quien, tras integrar la lista electoral formada por todas las tendencias del Partido Progresista, será alcalde de la capital en julio de 1855; así como su hermano, Joaquín Quetglas, y Miguel Guasp Ripoll. Como editor responsable aparece Juan Villalonga Gómez. Lleva como subtítulo “periódico político, literario y moral”, y publica su primer número el 28 de febrero de 1855, formando una colección de 119 entregas, correspondiendo la última al 30 de noviembre de ese mismo año. En un formato en folio, sus números son de cuatro páginas, compuestas a tres columnas, y será estampado en la Imprenta de Pedro José Gelabert, editor también del diario progresista El Genio de la libertad (1839-1857). Aparecerá tres veces a la semana (probablemente, miércoles, viernes y lunes ) y ya en su primer número, polemizó con sus “apreciables colegas”, los también diarios El Balear (1848-1856), impreso y editado por Pero José Umbert, y El Diario de Palma (1852-1856), del también impresor y editor Felipe Guasp Barbieri, que habían manifestado su “susceptibilidad” al prospecto publicado anunciando El Iris…, en el que había quedado expuesta su pretensión de “desilotizar a las masas instruyéndolas y liberalizándolas” y “acercar las clases”. Al primero lo tildará de “ultramoderado” y al segundo, de “moderadísimo… con ribetes de absolutista”. Sus redactores se identificaron como jóvenes e inexpertos “partidarios ardientes de la libertad absoluta de imprenta”, que por el “más puro patriotismo” tomaban “la pluma por primera vez” para iniciar “la noble tarea de ilustrar al pueblo para mejorarle moral y políticamente”, así como de “librarle de la tiranía de los que pretenden explotarle”, según señala su primer editorial. Además de artículos doctrinales y de fondo, incluirá una Sección literaria, que inicia con una biografía de Lord Byron, así como otra de Variedades y la que denomina Correo de ayer, con noticias breves y partes telegráficos de otras extranjeras. También insertará algún folletín. Resaltan los artículos que reproduce casi exclusivamente de La Soberanía nacional (1854-1855), el diario demócrata madrileño del socialista utópico Sixto Cámara (1825-1859). A mediados de abril su defensa del Partido Demócrata empezó a hacerse explícita con artículos de los demócrata José María Orense (1803-1880), José Ordax Avecilla (1813-1856), Fernando Garrido (1821-1883), Roque Barcia (1821-1885) o Emilio Castelar (1832-1899). En El Iris del pueblo se critica la moderación del Partido Progresista, se publica una serie de artículos contestando a la polémica exposición a las Cortes del Obispo de Osma relativa a la desamortización, o sobre las relaciones Estado-Vaticano, exponiendo que “el partido demócrata quiere que San Pedro esté en Roma y Dios en todas partes”. Publica las Bases de la Constitución que en esos momentos estaban debatiéndose en el Congreso, y en su entrega de 29 de julio refutará la acusación de que sus redactores fueran “comunistas”, “ni partidarios de O’Owen, Cabet o Buchez”. En su despedida, el 30 de noviembre, muestran sus aspiraciones republicanas y resumen sus ideas demócratas: soberanía nacional y sufragio universal, libertad de cultos, libertad de imprenta, de reunión, de asociación y libertad y derecho a la enseñanza, al trabajo, a la propiedad, a la industria y al comercio. A través de este periódico se establecen las bases ideológicas de la democracia y el republicanismo mallorquín y sus redactores liderarán el Partido Republicano Federal balear durante el Sexenio Democrático (1868-1874), cuando sea publicado de nuevo El Iris del pueblo entre 1869 y 1873. Fiol, que había establecido estrecha amistad con Castelar y se encuadrará en el posibilismo republicano, será diputado, y en sus últimos años quedará adscrito a las filas del Partido Liberal. Ocupará también cargos públicos, como el de gobernador civil. Además de los diccionarios de Bover (1862 y 1868), referencias para este título y la democracia y el republicanismo balear son las tesis doctorales de Gargallo Astrom (2010) y Martorell Fullana (2015), o los trabajos de Batllori (1979), Grosske Fiol (1980) y Pascual Sastre (1999).