« Volver

Universo ilustrado (Barcelona. 1890)

Periódicos
Siguiendo el modelo de las revistas ilustradas finiseculares, el editor, escritor y traductor Francisco Nacente y Soler (1841-1894) estampará en su propio establecimiento tipolitográfico barcelonés, desde el 14 de junio al 29 de noviembre de 1890, un total de 22 entregas, de una docena de páginas cada una, de un título que forma parte del conjunto de decenas de “ilustraciones” efímeras de esta misma naturaleza, a través de las cuales su propietario cumplía la “misión de ilustrar a nuestros semejantes y extirpar la ignorancia”, ofreciendo “los más eminentes progresos de la civilización”, tal como señala en su artículo de presentación. Será una publicación que llegará a envolver con cubiertas algunas de sus entregas, ocupadas totalmente por un gran grabado de fotografías dibujadas o de reproducciones artísticas, que, en este caso, también integran dos o tres láminas centrales que rompen la continuidad de las que contienen los textos, y que también ocupan la contracubierta. Resalta, sin embargo, en ella la ausencia de anuncios comerciales, por lo que su falta de financiación pudo ser causa de su pronta desaparición. Con la leyenda bajo su cabecera indicando “lectura, ciencias, artes”, en sus primeras entregas dará cuenta tanto del submarino de Isaac Peral (1851-1895) como del Ictíneo de Narciso Monturiol (1819-1885), con ilustraciones de estos adelantos técnicos de la navegación marítima y de los retratos de sus inventores. Publicará también otras biografías de ilustres contemporáneos, como fueron los de algunos altos mandatarios hispanoamericanos, quizá buscando con ello un público lector al otro lado del Atlántico. Tiene una sección principal denominada Revista general, como crónica que trata asuntos de política internacional, entre otros asuntos, y además de ofrecer textos relativos a los grabados que publica, como Panorama de los altos hornos en la ría de Bilbao, con motivo de una huelga, el propio Nacente firma también una serie de textos relativos a cuestiones obreras bajo el epígrafe Jornada de 8 horas. Además de retratos u otras vistas, como las de la Catedral de Colonia, el Acuario invernadero de Westminster o del Hipódromo de Barcelona, también reproduce obras artísticas, como la del Naufragio del minotauro, del pintor inglés J.M.W. Turner (1775-1851). Algunos otros dibujos ilustrarán textos de creación literaria, tanto en prosa como en verso, o algún artículo, publicando algunos sobre moralidad, viajes, arte, moda o crónica social madrileña, llegando a incluir también una sección de bibliografía. Entre las firmas de sus textos aparecen los nombres del académico de la Lengua Víctor Balaguer (1824-1901), del escritor italiano Edmundo de Amicis (1846-1908), de Ricardo Blanco Asenjo (1847-1897), Francisco Gras y Elías (1850-1912) o E.M. Villarrasa, pero también los de mujeres, como la de la periodista Emilia Serrano de Wilson (1843-1922), como autora de una serie titulada La Mujer: su pasado, su presente y su porvenir, y el de la helenista y también periodista Josefa Pujol de Collado (que escribirá la sección El Mundo elegante), así como los de Luisa Durán de León, Carmen Silva o Elvira Ramos. También aparecen algunos seudónimos e iniciales bajo sus textos. Algunas de sus ilustraciones llegarán a ser estampadas en varias tintas, y cuando en su último número anuncie el cese de la publicación, indicará, sin embargo, que continuarán apareciendo los cuadernos titulados Enciclopedia moderna, que debió difundir conjuntamente con esta revista, cuidadosamente diseñada y elaborada en un estilo pre-modernista, hasta la terminación de las seis obras de que constaba.