« Volver

La Voz de Avilés (Asturias)

Voz de Avilés El Comercio || Comercio La Voz de Avilés
Periódicos
Aparece su primer número el 26 de enero de 1908, fundado por el entonces diputado republicano y después reformista José Manuel Pedregal (1871-1948) y un grupo de industriales y profesionales avileses, alcanzando el siglo veinte como una de las pocas cabeceras periodísticas centenarias que se publican en ciudades no capitales de provincia, y es vicedecano de la prensa asturiana después de haber sido casi toda su vida propiedad de su primer director, Manuel González-Wes Barrio (1873-1936), y su familia, y desde 1996, de Vocento, cuando el diario asimismo asturiano El Comercio (Gijón: 1878) también se incorporó al grupo periodístico vasco. Pedregal, figura destacada del Partido Reformista de Melquiades Álvarez (1864-1936), llegaría a ostentar, al inicio de la II República, la presidencia del Consejo de Estado, y en el Principado, además de tener diario propio – el también gijonés El Noroeste (1898-1936)-, contó con las simpatías de La Voz de Asturias (de tendencia conservadora templada) y La Voz de Avilés (de orientación más avanzada dentro del reformismo). Este mantendría, como opositor al Partido Liberal de Segismundo Moret (1833-1913), de tendencia liberal-dinástica, un enfrentamiento inicial con Diario de Avilés (1890-1914), quedando aquel como único diario en esta ciudad desde la desaparición de éste (Checa Godoy: 1989). Con el subtítulo “diario independiente”, La Voz de Avilés nació orientado en la defensa de los intereses locales, dirigiéndose al “sector más popular de la sociedad avilesina” (Tielve García: 1999), y su aparición coincidió con el proyecto de construcción del ferrocarril de la costa cantábrica. Según las estadísticas oficiales, este periódico pasaría de una tirada de 1.000 ejemplares, en 1913, a otra estimada entre los 1.500 y los 2.000, en 1927. Por su parte, González-Wes, licenciado en Teología y Derecho y uno de sus principales fundadores, que, a partir de 1909 y hasta finales de la década de los años veinte también sería secretario del Ayuntamiento de Avilés, adquirirá una década después de su fundación la propiedad de la empresa editora del periódico, siendo el primer director hasta su asesinato al estallar la guerra civil, el 23 de septiembre de 1936. Como periodista de vastísima cultura, González-Wes fue autor de numerosos artículos y usaría los seudónimos Luciano Guerra y Manuel de la Ferrería, y en las elecciones de abril de 1931 obtendría acta de concejal con los pedregalistas, a la que renunció ese mismo año. La Voz de Avilés tuvo como colaboradores a prestigiosos literatos e intelectuales asturianos y españoles, y entre sus críticos de arte, a José Francés (1883-1963); Benito Álvarez Buylla (1879-1941), que utilizaba el seudónimo Silvio Itálico; Luis Menéndez (1884-1937), conocido también por el seudónimo Lumen; José María Malgor (1905-1964), Manuel Fernández Avello (1924-2002) y Cirilo Muñoz Sobrino, tal como indica la citada Tielve García, en su trabajo sobre la crítica de arte en la Asturias del primer tercio del siglo XX. Otros colaboradores serán Venancio Ovies García (1926-2004), Antonio José González Muñiz (1924-2006), José-Víctor Carreño(-1974), Juan Ramón Cueva, Guillermo García de Castro, Leopoldo Figueiras, Cándido Alonso o García Hevia, entre otros. Siguiendo la cronología recogida por la historia del diario, publicada por Luis Muñiz Suárez con motivo de su centenario (2008), con el levantamiento militar del 18 de julio de 1936 se publicaría el último número bajo la dirección de González-Wes, reapareciendo el 13 de agosto, incautado por el Frente Popular y como diario leal a la República, hasta que Asturias queda completamente ocupada por las tropas rebeldes, en octubre de 1937, y el día 29 de este mes comience a ser editado por su hijo, Juan González-Wes Dintén (-1963), un periódico que se había convertido, prácticamente desde su nacimiento, en empresa familiar. Sin embargo, a partir del diez de noviembre de ese mismo año, seguirá publicándose, pero adscrito a Falange y con el título Boletín de Avilés, hasta que el 18 de enero de 1942, recupere su original cabecera. Durante la enfermedad de González-Wes Dintén, asumirá interinamente la dirección del diario José María Tristán, y el 15 de julio de 1963 será nombrado para dirigirlo el periodista Ismael López Muñoz (1938-), al tiempo que asume la gestión de la empresa editora, su viuda, Jesusa López Marqués, que fallecerá en 2002. Cuando comience 1969 empezará a dirigirlo Esteban Greciet Aller (1931-), hasta que en mayo de 1972 lo sustituya por poco tiempo José Luis Orosa Roldán (1944-), ya que en julio de este año se hará cargo de la dirección en funciones Íñigo Domínguez de Calatayud (1947-), hasta que el ocho de noviembre la asuma el nieto del fundador, Juan Manuel Wes López (1945-), al tiempo que la hermana de éste –María Jesús- haga lo propio con la gerencia de la empresa editora. En los Anuarios de la prensa de 1965 y 1970, se expresa una tirada estimada de este título de 6.000 y 3.500 ejemplares, respectivamente. Si a partir del nueve de junio de 1968 había comenzado a imprimirse en rotoplana bicolor, a partir del 26 de mayo de 1974 reducirá su clásico tamaño sábana, adoptando el tabloide, y desde el nueve de septiembre de 1983 comenzará a imprimirse a través de una rotativa offset. Tras su incorporación al grupo Vocento, a partir del 21 de abril de 1996 su cabecera se modifica a: La Voz de Avilés El Comercio, en un momento en el que su tirada estaba estimada en 4.000 ejemplares. Además de las citadas, otras referencias bibliográficas son los trabajos sobre el periodismo avilés y la historia sobre este título publicada por Juan Carlos de la Madrid (2007); los volúmenes de la Historia de la prensa de Asturias (2004-2007) y el de Manuel F. Avello (1976); el dedicado a la prensa asturiana durante la república, de Juan Carlos García Miranda (1982); así como los de Rodríguez Infiesta (2004, 2007 y 2013) y Luis Muñiz Suárez (2008), y el inédito realizado por G. Álvarez Santullano y L. Castañón, entre otros. En la colección de la BNE también se encuentran las microfichas editadas por el Servicio de Publicaciones del Principado de Asturias (1991) que corresponden al periodo 1908-1936 de este título.