« Volver

Diario de Pontevedra (Pontevedra)

Periódicos
En su cabecera se indica que fue “fundado en 1889”, sin embargo, los estudiosos de la prensa gallega ofrecen diversas, y a veces contradictorias, noticias sobre el origen de este diario. Según estas, entre junio y octubre de 1879 se publica el primero bajo este título, como periódico defensor de los “intereses generales”, editado y dirigido por Claudio Cuveiro. También se edita este título en 1881 y Gómez Aparicio (1981) da 1883 como año de su fundación. En 1885 aparece El Diario, como “periódico liberal”, que el uno de agosto de 1887, o de 1889, según las fuentes, se transformará en Diario de Pontevedra, con el mismo subtítulo que la anterior cabecera citada y bajo la dirección del impresor y político Andrés Landín (1846-1910), al que le sucederá su hijo, y al principio ‘canalejista’, Prudencio Landín Tobío (1877-1955), cediendo éste su propiedad y dirección, entre 1922 y 1924 (según las fuentes), a Evaristo Paredes Valdés (1881-1976), que lo dirigirá hasta el 28 de febrero de 1939, cuando es suspendida su publicación por orden del Ministerio del Interior del nuevo régimen dictatorial. En sus primeros años de vida sería partidario de Eugenio Montero Ríos (1832-1914), representante del entramado liberal del caciquismo político dominante en la Galicia de la Restauración, evolucionando en diversas tendencias liberales, aunque siempre desde una posición oficial. No reaparecerá esta cabecera hasta el 15 de septiembre de 1963, por iniciativa de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Pontevedra, interrumpiendo de nuevo su publicación, por dificultades económicas, en 1967, y siendo su director el mismo Paredes Valdés, al que le sucederá, en 1965, Enrique Paredes Estévez (1906-), y su redactor jefe, el histórico y bohemio republicano Ángel Huete Rodríguez. El dos de abril de 1968 se refundará, ahora bajo la fórmula de propiedad Cooperativa de Producción Obrera del Diario de Pontevedra, siguiendo Enrique Paredes como director, hasta que, en 1979, le sustituya Pedro Antonio Rivas Fontela (1931-), que lo dirigirá hasta el 17 de agosto de 1995, cuando asuma su dirección Xosé Luis Adrio Poza (1937-). Su paginación en la década de los sesenta y setenta de la pasada centuria estuvo entre la docena y las dos docenas de páginas, y su tirada, en torno a los 5.000 ejemplares. Desde 1977 contó con una nueva rotativa, que había adquirido a La Voz de Galicia, que sustituirá por otra más moderna en 1993, alcanzando su tirada entonces los 7.000 ejemplares. Cuando en 1999 la propiedad del periódico pase a la recién constituida Lérez Ediciones, S.L. (del Grupo de El Progreso de Lugo) sus lectores rondarán los 18.000. En 2000 (según la OJD), su tirada será de 5.582 ejemplares; en 2.000, 6.332 ejemplares; y en 2002, sus lectores rondarán los 38.000. Los estudiosos de la prensa gallega señalan que Diario de Pontevedra había sido el más localista de los periódicos gallegos y había carecido de vocación provincial. Cuando reapareció en 1963, se circunscribió a la capital y zonas anexas, teniendo corresponsales en Villagarcía de Arousa, Marín y Sanxenxo, que, tras su reaparición en 1968, irá ampliado a Ponteareas, Catoira, Vilanova de Arousa, Cambados, Estrada, Cañiza, e incluso llegará a contar con una delegación en Vigo y una corresponsalía en Santiago. Es a partir de los años noventa del pasado siglo cuando empezarán a aumentar las páginas dedicadas a la información de la comunidad autónoma. La compra de Diario de Pontevedra por el Grupo de El Progreso, de Lugo, es uno de los hitos de la reciente historia de la prensa gallega. A partir de marzo de 2000, el diario será puesto bajo la dirección de Antón Galocha López, se convertirá en el último diario gallego que abandone el formato sábana y apostará por un rotundo cambio al aumentar sus contenidos locales, municipales y comarcales, alcanzando todo el centro y norte de la provincia. Entre sus delegaciones, cuenta con la de Marín-O Morrazo, Poio-Sanxenxo, Comarca de Pontevedra, Villagarcía-Caldas y Deza-Tabeiros-Terra de Montes. Galocha fue sustituido en la dirección del periódico, en enero de 2013, por Pedro Antonio Pérez Santiago. Entre la bibliografía de referencia para este título citamos los Anuarios de la prensa española de 1965 y 1970, la Gran enciclopedia gallega (1974), el trabajo sobre la historia de la prensa de esta comunidad autónoma de Santos Gayoso (1990), la monografía sobre el periódico publicada por Aurora García González (1997), así como los trabajos de Virginia Maza Castán (2002), Berta García Orosa (2005), Antonio Cerdán (2007), Montse Vázquez Gesta (2008), Laura González Díez (2013), los realizados o dirigidos por Xosé López García y la tesis doctoral sobre la propiedad de los medios de comunicación gallegos, de Sandra Blanco Ramil (2013).