« Volver

Lista de los autores, compositores y propietarios (Madrid)

Música || Teatro || Guías y directorios
Esta publicación es simplemente una relación de afiliados a la Sociedad de Autores Españoles, institución que había echado a andar a finales del siglo XIX como un movimiento asociativo de los autores en defensa de sus derechos como profesionales. El objetivo de la Sociedad, precedente de la actual Sociedad General de Autores Españoles (SGAE), era conseguir la administración y gestión de los derechos derivados de las composiciones musicales y teatrales de sus miembros. La BNE solo posee dos de estos catálogos de nombres, los correspondientes a los años 1908 y 1910, aunque seguramente se publicaron más. La Sociedad editó también un boletín oficial a partir de 1903 que aparecía todos los meses y era gratuito para los socios. A través de este boletín, que también posee la BNE, los autores y compositores se informaban de las acciones de la Sociedad, de los resultados económicos y de la compra de derechos para la interpretación de canciones y obras de teatro. El boletín se editó hasta 1914 en que fue sustituido por la revista La Propiedad Intelectual. La relación de nombre de la Lista de autores, compositores y propietarios está ordenada alfabéticamente y se especifica si el socio es autor o compositor, que son las categorías más usuales, o si trata de herederos de los derechos o propietarios, es decir, las personas que poseen los derechos por compra. Resulta llamativo ver en el segundo volumen que posee la BNE, el del año 1910, cómo aparece antes del primer nombre de la relación alfabética el nombre en negrita y con cuerpo tipográfico mayor de Ruperto Chapí, el célebre compositor de zarzuelas que había fallecido el año anterior. En una nota a pie de página se indica que el nombre de Chapí, por acuerdo de la junta directiva de la Sociedad de Autores Españoles, debe figurar al frente de la lista perpetuamente. Para entender el porqué de este honor hay que conocer cómo se gestó la Sociedad y cómo Ruperto Chapí fue uno de sus principales impulsores al negarse a vender los derechos de sus obras a un empresario, lo que era entonces lo corriente perdiendo los autores toda capacidad de decisión futura sobre sus obras. La independencia de Chapí le hizo pasar por situaciones críticas, como que se le negara el estreno de sus obras en muchos teatros. Su ejemplo fue seguido por el escritor y periodista Sinesio Delgado, quien fue el motor principal para la constitución de la Sociedad y para que los autores y compositores se decidieran a dejar a los empresarios y editores y corriesen el riesgo de adjudicar la administración de sus obras a la Sociedad. Para obtener más información sobre la génesis y vicisitudes de la Sociedad de Autores Españoles (1899-1932) puede consultarse la obra publicada en 2002 en la revista de historia Espacio, Tiempo y Forma por la profesora universitaria Raquel Sánchez García. Esta amplia investigación está disponible ‘on line’. [Descripción publicada el 17/08/2022]