« Volver

Igualdad (Valladolid)

Periódicos
Semanario vallisoletano mandado publicar por uno de los fundadores del nacional-sindicalismo, Onésimo Redondo Ortega (1905-1936), cuando éste se encuentra huido en Portugal tras ser acusado de complicidad en el golpe de Estado del general José Sanjurjo Sacanell (1872-1936), del diez de agosto de 1932, y tras haber sido ordenado el secuestro gubernamental del número 61, de dos días antes, del también semanario Libertad, que venía dirigiendo desde que lo fundara el 13 de junio de 1931. En lugar de Libertad, sobre el que había expirado ya su suspensión gubernamental, Redondo decide publicar este nuevo título, que, con secuencia propia, edita el primer número el 14 de noviembre de 1932. Su colección la integran 52 entregas semanales, correspondiendo la última al 13 de noviembre de 1933, cuando Redondo, retornado de Portugal, decide reanudar Libertad, que, siguiendo su serie con el número 62, comenzará de nuevo a publicarse. Igualdad saldrá también cada lunes, con una cabecera estampada en rojo y un formato, estructura y diseño similar al de Libertad, en entregas de seis páginas, compuestas a cinco columnas. No indica lugar de publicación, siendo impreso en el establecimiento vallisoletano Artes Gráficas Afrodisio Aguado, y con domicilio en la calle San Martín, número 39. Andrés Redondo (-1964), hermano de Onésimo y vinculado profesionalmente al Banco Hispano Americano, será el encargado de gestionar la financiación del semanario, que insertará abundantes anuncios publicitarios, que ocuparán además todo su quinta plana. Redondo encarga la dirección de Igualdad a Juan Misol Matilla y, siguiendo también sus recomendaciones, Javier Martínez de Bedoya (1914-1991) coordinará la edición como redactor-jefe. Sus redactores serán José Villanueva de la Rosa (1913-1964), Narciso García Sánchez (1906-), Emilio Gutiérrez Palma y Francisco González Armero (que, encargado de la sección de deportes, firma con el seudónimo Paco Balón), así como Luis González Armero (que firma sus caricaturas y algunos textos con el seudónimo ITO). La mayoría de ellos también habían integrado y lo seguirán haciendo la redacción de Libertad. Entre sus colaboradores estuvieron, asimismo, Víctor Gómez Ayllón (1909-), Félix Santiago Marquina, Mariano Dávila Yagüe, Luis Benito Alonso, Eduardo Franco Cereceda, José Villanueva de la Rosa o Juan Aparicio López (1906-1987). Onésimo Redondo publicará en sus páginas series de artículos bajo los epígrafes “Hacia una nueva política”, “Teoría constitucional”, “La conquista del Estado”, “El Estado del porvenir” o “No ha habido revolución social”, a la vez que utiliza el seudónimo Alonso Campos para firmar sus textos más arriesgados; mientras que el otro fundador del nacional-sindicalismo, Ramiro Ledesma Ramos (1905-1936), publicará en sus páginas la serie “Postal política desde Madrid”. Al igual que Libertad, Igualdad será órgano de las Juntas de Ofensiva Nacional-Sindicalista (JONS), que habían sido creadas el 30 de noviembre de 1931 por Redondo y Ledesma, fundiendo el primero en este partido las Juntas Castellanas de Actuación Hispánicas (JCAH), que había fundado el nueve de agosto, mientras que el segundo había estado publicando en Madrid el semanario La Conquista del Estado, desde el 14 de marzo al 24 de octubre de ese mismo año. La primera página de Igualdad inserta editoriales y artículos de doctrina y propaganda, que también hace extensivos en la siguiente plana y en la última, principalmente. La tercera la dedicará a información y noticias de actualidad política, tanto local, como nacional o de provincias y del extranjero; y la cuarta, preferentemente a información deportiva o de espectáculos, como los toros, o a algún texto de contenido económico. Tiene también algunas secciones fijas, bajo los epígrafes Hojas sueltas, Tabletas o Noticias de última hora, así como El pensamiento de la juventud nacional. Abundan también las noticias breves comentadas, tomando como fuente otros periódicos. Se proclamará “órgano de combate” del nacional-sindicalismo encarnado en el jonsismo, que no es otro que el movimiento nacionalista español de corte fascista y filonazi, cuyo primer manifiesto había aparecido en 1929 en las páginas de Gaceta literaria (Madrid: 1927-1932), la revista de Ernesto Giménez Caballero (1989-1988), y al que Redondo y Ledesma le darán cuerpo teórico a través de sus publicaciones. Se mostrarán contrarios y combatirán no sólo el socialismo y el comunismo, sino el sistema democrático liberal, y se mostrarán antimasónicos y antisemitas, y frente a estos elementos que identifican como “extranjerizantes” fundarán su nacionalismo de corte corporativista, marcando a sus oponentes ideológicos como antiespañoles. Así, las JONS serán las que establezcan el símbolo de las cinco flechas y el yugo para su partido y la sección Hojas sueltas del semanario irá encabezada con la leyenda “España, grande, libre y única” [una]. Al poco de la conquista de Adolf Hitler (1889-1945) del poder en Alemania, el 16 de marzo de 1933 se iba a publicar en Madrid el único número de El Fascio, que estampa también en su cabecera el yugo y las flechas (en este caso en número de siete), mientras que Ramos y Redondo, el primero como director al tiempo que el segundo está huido de nuevo en Portugal, editarán una publicación mensual, bajo el título J.O.N.S, como revista teórica de su partido, desde mayo de 1933 a agosto de 1934. Por su parte, José Antonio Primo de Rivera (1903-1936) fundará Falange Española el 29 de octubre de 1933, que, a partir del siete de diciembre de ese año comienza a publicar F.E., y el 13 de febrero de 1934 se producirá la fusión que dará lugar al partido FE de las JONS. Según Seoane y Sáiz (1996), “el grupo fascista vallisoletano será distinto del madrileño”, aún después de la fusión: será mucho más conservador o más radical (que es el término utilizado por Dionisio Ridruejo), y además de tradicionalista, agrarista, corporativista y clericalista, será antiliberal, antidemocrático y antimasónico, radicalmente crítico con lo que denomina “fracaso” republicano español, exaltador del fascismo italiano, pronazi y antisemita. Insistirá en su idea de “cruzada” mediante la constitución de un frente único antimarxista, para lo que en las páginas de Igualdad hará uso de consignas o eslóganes utilizando alardes tipográficos no sólo con insultos de desprecio personal a los integrantes del Gobierno republicano, sino incitando sin reserva a la violencia física, como el que reza en su número 30 (12 jul. 1933) “El único Gobierno legítimo de España será el que mande fusilar por la espalda a los traidores que la arruinaron…”, habiendo sido ya denunciado por las injurias vertidas en su número 25 (8 mayo 1933) contra el presidente del Gobierno, Manuel Azaña (1880-1940). Redondo, joven abogado educado por los jesuitas, al que le becaron una estancia en Alemania entre 1927 y 1928, procedente de la Asociación Católica Nacional de Propagandistas (ACNdP) y vinculado al sindicalismo agrario castellano, había aglutinado en torno así a un reducido grupo de universitarios católicos castellanos, la mayor parte estudiantes de Derecho. Las JONS no permitirán en sus estatutos afiliados mayores de 45 años, y ante la fusión de estas con FE, en enero de 1934 parte de este grupo vallisoletano, en el que se encuentra el citado Martínez de Bedoya, formará parte de la primera disidencia en el nacionalismo fascista español. Para su venta y difusión, Igualdad tuvo los mismos problemas que Libertad y los demás periódicos del movimiento fascista español. Además de multas y suspensiones gubernamentales sus vendedores sostendrían enfrentamientos y luchas callejeras con miembros de organizaciones políticas y sindicales contrarias. Aunque Justino Sinova (2006), señala que su difusión era escasa, las suscripciones a las dos cabeceras vallisoletanas debieron estar en torno a los 2.000 ejemplares, como indica una referencia parlamentaria cuando Libertad fue suspendido en agosto de 1932 o como así lo expresa en su propia edición del 27 de noviembre de 1933. Este siguió publicándose hasta el 20 de mayo de 1935, convirtiéndose en la publicación fascista más longeva durante el periódico republicano, reapareciendo el 27 de agosto de 1936 y convirtiéndose en diario a partir del uno de agosto de 1938, tras recibir las linotipias del incautado diario bilbaíno El Liberal (1901-1937), y adscribiéndose a la Prensa del Movimiento durante la Dictadura, hasta su desaparición definitiva en 1979. A partir del periodo de la guerra civil, asumirá su dirección García Sánchez; la jefatura de redacción, Gómez Ayllón, y Villanueva de la Rosa, formará parte de su redacción, todos ellos citados anteriormente. La colección completa de Igualdad digitalizada por la BNE pertenece al Fondo Miguel Temboury Redondo (1969-) del Archivo Privado Mercedes Redondo (1932-), nieto e hija, respectivamente, de Onésimo Redondo. Se desconoce la existencia de alguna otra colección de este título, aunque el Archivo Municipal de Madrid cuenta con la colección de Libertad desde 1931 a 1935. Este título no aparece recogido en el Catálogo de la prensa vallisoletana del siglo XX (1992). Además de las referencias citadas, Matteo Tomasoni ha publicado en la revista italiana Spagna contemporánea (2012) un artículo sobre este semanario, del que da cuenta también en su tesis doctoral sobre Onésimo Redondo (Universidad de Valladolid: 2014). Alfons Jiménez Cortacans ha publicado también su tesis doctoral en la Universidad de Girona sobre la prensa fascista durante la república y la guerra civil española, y otra referencia sobre la misma prensa es el artículo de Eduardo González Calleja (2012). Sobre Libertad, véase el trabajo de Martín de la Guardia (1994), el artículo que Jesús Ercilla escribió en Sí, suplemento del diario Arriba, el uno de marzo de 1942, y los que fueron publicados en Libertad el 13 de junio de 1956 y el 24 de julio de 1961.