« Volver

La Semana veterinaria (Madrid)

Revista de higiene y sanidad pecuarias
Agricultura y ganadería || Veterinaria
Se han digitalizado solo los números que faltan en la colección de la Universidad Autónoma de Barcelona. --- Boletín profesional que se editaba semanalmente como complemento de la Revista de Higiene y Sanidad Pecuarias, de periodicidad mensual. Comenzó a publicarse en abril de 1917 y se prolongó hasta el comienzo de la Guerra Civil. Su importancia radica sobre todo en la persona de su fundador y director, Félix Gordón Ordás, veterinario de profesión y político republicano que llegaría a alcanzar la presidencia del Gobierno español en el exilio. La BNE posee sólo un número del primer año de la publicación. El resto son números de los años 1925 a 1928. El número de páginas del Boletín, que apenas incluía ilustraciones, variaba habitualmente entre 8 y 16. Sus páginas estaban dedicadas a informar de los problemas y preocupaciones de los veterinarios de toda España, de sus relaciones con las distintas administraciones y la defensa de los profesionales, de las enfermedades de los animales, así como la denuncia de los industriales y ganaderos que intentaban adulterar los alimentos para obtener un mayor aprovechamiento económico. Una de las pocas veces que el Boletín incluyó una fotografía fue en su número de 13 de junio de 1926. En la portada aparece el retrato de Ramón Turró, a quien la publicación llama ‘el veterinario español más insigne de todos los tiempos’. El número, excepcionalmente de 20 páginas, es un monográfico dedicado a esta personalidad. Gordón Ordás, que como él mismo indicó comenzó a estudiar veterinaria en León por casualidad y sin auténtica vocación, acabó convertido en uno de los mayores impulsores de la profesión en España. El boletín y la revista que fundó sirvió de instrumento para la creación de la Asociación Nacional de Veterinarios de España y para dar a conocer las técnicas científicas más innovadoras en este campo. Gordón Ordás presidió la Asociación a partir de 1930 y adquirió un prestigio que le sirvió para su carrera política en los Gobiernos republicanos. Ordás fue el primero en proponer, siguiendo las experiencias extranjeras, el establecimiento de un registro para un mejor control del ganado y de las enfermedades y epidemias. Este censo fue tomado a broma por el mismo presidente Azaña y algunos ministros, dado que registrar, por ejemplo, a los conejos a partir de los tres meses de edad era un instrumento estadístico completamente novedoso en España. Enfrentado políticamente en varias ocasiones a Azaña, Gordón Ordás acabó siendo nombrado embajador en México antes del inicio de la Guerra Civil y ayudó a los españoles que se exiliaron después en ese país, donde falleció en 1973. Una semblanza de esta importante personalidad puede leerse en el Diccionario Biográfico de la Real Academia de la Historia, tanto de su labor en favor de la renovación del mundo veterinario durante los Gobiernos republicanos como de su estricta labor política antes y después de la Guerra Civil. [Descripción publicada el 02/07/2020]