« Volver

Continuación del Almacén de frutos literarios o Semanario de obras inéditas (Madrid)

Semanario de obras inéditas
Almacén de frutos literarios inéditos de nuestros mejores autores antiguos y modernos
Literatura || Cultura
Como el mismo título indica, pretendió no ser otra cosa que continuar la obra periódica semanal Almacén de frutos literarios inéditos de nuestros mejores autores antiguos y modernos, publicada en 1804 por el periodista y escritor ilustrado Antonio Valladares Sotomayor (1737-1820), en el que se daban a conocer manuscritos de diversos escritores españoles, y, tras publicar dos entregas, quedar suspendida por orden del primer ministro Manuel Godoy (1767-1851), al haber incluido la obra Apuntes sobre el bien y el mal de España, del abate Miguel Antonio de la Gándara (1719-1783). De nuevo, en un periodo oscuro, como en el primero del absolutismo fernandino, Valladares solicita en 1818 dar continuidad a esta obra periódica, que, antes de aparecer, acabó siendo adquirida por el antiguo afrancesado Francisco Javier de Burgos (1778-1848), quien había regresado clandestinamente de su exilio dispuesto a “purificarse” políticamente. No se trata pues de un periódico al uso con informaciones o noticias de actualidad, sino de una recopilación de obras no impresas, como “propagación de conocimientos útiles”, y en cuyas anotaciones se reflejará el espíritu y las ideas de su editor, tal como señala Manuel Morán Ortí (1988 y 2016), autor que ha estudiado esta producción periódica. Anotaciones que se referirán a cuestiones de economía y comercio o de carácter jurídico y de gobierno, llegando a opinar contra la pena de muerte. Sus entregas, en 4º, serán semanales (salía los lunes) y de 48 páginas cada una. La primera aparece el 11 de agosto de 1818, y hasta la número seis tendrá una tirada de mil ejemplares, sabiéndose que en noviembre de ese año ya contaba con dos o tres centenares de suscriptores, entre los que se encontraba el propio monarca. Precisamente, la quinta y sexta entregas, tuvieron que ser recogidas de las librerías por orden de la Inquisición, “porque su despistado censor había dado el visto bueno” a la publicación de unas Máximas de las que era autor el secretario de Felipe II, Antonio Pérez. La colección de este título lo integran 48 números, que forman ocho tomos, y estos, dos volúmenes. Cada tomo lleva paginación propia continuada. La última entrega corresponderá al cinco de julio de 1819, y al final de esta, su editor inserta un índice. De Burgos comenzaría a publicar a partir del uno de noviembre de ese año un nuevo periódico: Miscelánea de comercio, artes y literatura. Sobre el Almacén… publicado en 1804 por Valladares se hicieron varias reimpresiones, algunas de las cuales forman también parte de la colección de la Biblioteca Nacional de España, como la de Lyon (1804), Villanueva y Geltrú (1813), Cádiz (1813) o Madrid (1820), así como las de Santiago de Compostela (1814) o Perpiñán (1818).