« Volver

Prodigiosa vida, admirable doctrina y preciosa muerte de los filósofos liberales de Cádiz (Cádiz)

Prodigiosa vida, admirable doctrina, preciosa muerte de los venerables hermanos, los filósofos liberales de Cádiz, su entierro y oración fúnebre, hasta el requiescant amén || Prodigiosa vida, admirable doctrina, preciosa muerte de los filósofos liberales de Cádiz || Prodigiosa vida, admirable doctrina, preciosa muerte de los filósofos liberales de Cádiz || El Filósofo de Antaño
Periódicos anteriores a 1850
Periódico que salió de la imprenta gaditana de Vicente Lema desde finales de 1813 a marzo o abril de 1814, redactado por el fraile Francisco Alvarado, de carácter satírico, antirreformista y servil, defensor de los privilegios absolutistas de la iglesia católica y partidario de la permanencia de la Inquisición. La colección de la Biblioteca Nacional de España consta de 24 números y un total de 414 páginas, en cuadernos, generalmente, de 16 páginas, y sin indicación de periodicidad. A partir del número 3 antecede a la cabecera el antetítulo El Filósofo de Antaño, que es como también se conoce a este periódico y que es adoptado como seudónimo de su autor, que va estampado al inicio del tomo de la colección: “por D.F.A: y B., Filósofo de Antaño, devoto de los Venerables”. Estos no son otros que los liberales, a los que acusa de impíos, y que se identifican en la variación de este título que aparece al inicio de la colección: “… muerte de los venerables hermanos, los filósofos liberales de Cádiz, su entierro y oración fúnebre, hasta el requiescant amén”. Sus textos son largos artículos doctrinales de carácter político y dedicados expresamente a atacar a los liberales, a sus periódicos e ideas filosóficas, con especial inquina contra el erudito y bibliógrafo Bartolomé José Gallardo, que en esa época se encuentra en Cádiz como director del Diario de sesiones de las Cortes y del también periódico satírico liberal La abeja española. Artículos que divide en capítulos, con textos apoyados a veces en versos, algunos sacados de los clásicos latinos, calificados por Gómez Ímaz de groseros; o destemplados y procaces, a juicio de Checa Godoy, y tildados por Solís Llorente de mordaces y de mal gusto, llegando a ser a veces difamatorios, como los dedicados al general Castaños. De este periódico se conoce alguna reimpresión de 1813 en Palma de Mallorca, conociéndose también otra reimpresión del mismo año en Madrid, que consta de 22 números y 356 páginas. Francisco Alvarado ya había publicado en 1811 unas Cartas críticas del Filósofo Rancio, donde se muestra contrario de la división de poderes. Véase en la colección de la Biblioteca Nacional de España el título Del Filósofo de Antaño de Antaño en su gabinete, al que Hartzenbusch ya había relacionado con este publicado en Cádiz.