« Volver

La Voz de la sanidad del Ejército de Maniobra (Valencia)

Voz de la sanidad de la XV División || Voz de la sanidad del Ejército de Levante
Medicina militar || Guerra civil
Periódico editado en Valencia por una unidad sanitaria del Ejército republicano en 1938. La publicación comenzó en febrero con periodicidad quincenal y concluyó siendo mensual con el último número, publicado en mayo. De los seis números que se editaron la Biblioteca Nacional de España posee cuatro. Uno de los aspectos destacados de este efímero periódico de guerra es la participación en él del dramaturgo Antonio Buero Vallejo, tanto como escritor como ilustrador. Buero, que obtendría el Premio Cervantes en 1986, contaba 22 años cuando era un soldado adscrito a la Jefatura de Sanidad del Ejército de Levante. Militante del PCE, al término de la guerra fue condenado a muerte, pero al final la pena le fue conmutada por años de prisión. El trabajo de Buero en este periódico consiste en dibujos esquemáticos relacionados con los puestos sanitarios en el frente de batalla y la organización de los hospitales de campaña, así como una original colaboración literaria que se publicaba generalmente en la última página. Se trata de un extenso comentario sobre cuadros de tema sanitario de pintores clásicos. Así, por ejemplo, en el número 4 el artículo se centra en el cuadro la ‘Lección de Anatomía’ de Rembrandt, y en el número 6 es una pintura de camilleros, obra de Goya. Antes de la guerra, Buero había estudiado Bellas Artes en la Academia de San Fernando y alternaba las clases con su asistencia al teatro y la lectura. El periódico contaba con 16 páginas al principio que fue aumentando en alguna más en los últimos números. Más que dar noticia de combates o de episodios relacionados con la guerra, la publicación estaba centrada en temas sanitarios con artículos de fondo sobre la materia escritos por profesionales. Las heridas de los combatientes y su tratamiento tenían una atención especial en cada uno de los números, así como la estrategia para reducir el número de bajas por enfermedad. Además, la información gráfica era sobresaliente. Aparte de los esquemas dibujados por Buero Vallejo, se pueden ver fotografías ilustrativas de los trabajos realizados por la unidad sanitaria, así como imágenes propagandísticas que transmiten la idea de la barbarie del enemigo. Por ejemplo, en la portada del número 2 se ven los restos de una ambulancia destruida por la aviación enemiga y se informa de la destrucción también de un hospital de campaña situado en un pueblo alejado del frente de guerra. En el periódico había también espacio para el humor. Una de las páginas estaba dedicada a una tira cómica que tenía como protagonista a ‘Canuto el sanitario’. [Descripción publicada el 12/09/2022]