« Volver

Boletín de la Asociación Oficial de Vecinos e Inquilinos de Madrid (Madrid)

Ciudadanía (Madrid)
Urbanismo || Administración local
Publicación editada en defensa de sus intereses por la Asociación Oficial de Vecinos e Inquilinos de Madrid que tenía como objetivo fundamental reivindicar de los organismos oficiales la construcción de viviendas asequibles y defender a los arrendatarios de viviendas y locales comerciales, pidiendo la congelación o la bajada de los alquileres. La Asociación fue fundada por el abogado Lorenzo Barrio y Morayta, quien también dirigía La Federación, una publicación del entonces municipio de Vallecas. La Asociación, creada en 1919, fue declarada oficial en 1923 por el Gobierno por su carácter eminentemente social. A partir de entonces comenzó a editar el Boletín, aunque la colección de la Biblioteca Nacional comienza con los números correspondientes al año 1925. Se editaba primero con periodicidad bimestral para pasar luego a ser mensual. Su paginación era variable, con números de 8 páginas hasta otros de 32. El Boletín insistía en la construcción por parte del Ayuntamiento de casas baratas, algo que será recurrente en sus números. En uno de ellos señala, por ejemplo, que el Ayuntamiento tiene muchos trabajadores a su servicio, como los más de 600 que trabajan en el matadero, y da noticia de la iniciativa de un concejal para que se construyan viviendas para este colectivo en terrenos municipales existentes junto al matadero. También informaba de las actividades y noticias relacionadas con inquilinos y sus asociaciones en otras ciudades de España, así como en ocasiones de fuera de España. Así, en el número de abril de 1926 podemos leer un sorprendente desalojo en la capital francesa: ‘El comisario de Policía de Paris, siguiendo el procedimiento seguido en otros casos para expulsar de sus viviendas gentes indeseables, ha desahuciado de su domicilio de la calle de Clignancourt a las Sras. Cazados, mediante gases lacrimógenos. El prefecto de Policía cree que ese procedimiento no debió emplearse en el caso de esas damas, y censurando la iniciativa del comisario va a instruir el oportuno expediente’. La publicidad insertada en el propio Boletín para captar inquilinos y cuotas de asociados era un tanto agresiva. Como ejemplo, este anuncio encabezado con la palabra ¡Inqulino! en grande: ‘Si el casero abusa de ti es porque lo consientes. Estabas desamparado y te hemos dado un arma: el Real decreto de 21 de junio de 1920 y disposiciones siguientes. El que teniendo un arma se deja atropellar sin defenderse es un cobarde. Los caseros tienen una Cámara de la Propiedad Urbana a la que han conseguido que se obligue a asociarse a todos’. En diciembre 1933, con el título ‘Otro golpe a los inquilinos’, la publicación se queja del llamado Impuesto de Inquilinato propuesto por un Ayuntamiento gobernado por la izquierda. El último número del Boletín que posee la BNE corresponde a noviembre de 1935, donde se puede comprobar que la publicación había pasado también a defender a los consumidores, con quejas contra las compañías eléctricas o el Consorcio del Pan. [Descripción publicada el 12/05/2020]