« Volver

El Defensor de los Pueblos (Madrid)

Periódicos
Publicación semanal de carácter económico y técnico, llevaba en su cabecera por subtítulo: ‘Agricultura, Ganadería, Obras Públicas, Minería’, para dejar claro sus intenciones de defender estas ramas de la producción. Era propiedad de Rafael Mesa de la Peña, que también figuraba como director y que años más tarde se pasaría a la política en las filas del partido liberal llegando a ser gobernador civil de varias provincias. El periódico contaba con ocho páginas, declaraba una tirada de 10.000 ejemplares y carecía de ilustraciones, salvo el retrato fotográfico de algún personaje, normalmente un político, que aparecía a veces para ilustrar una información o artículo de opinión. Apenas contaba con publicidad, aunque durante buena parte de su corta existencia -se publicó sólo durante cuatro años, de 1903 a 1906¬- insertó un anuncio en su última página sobre maquinaria agrícola de la firma Sturges y Foley. “Gran surtido en máquinas de vapor, trilladoras, arados, alambiques, prensas para aceite, prensas para uva, bombas y toda clase de aparatos para la Agricultura”. La sola lectura de ese anuncio da una idea del nivel de mecanización alcanzado en el campo español en unos años en que España era todavía un país eminentemente agrícola. De ideario netamente conservador, además de atacar duramente la ideología anarquista, la publicación no tenía reparos en denostar la lucha política, a la que atribuía la ruina del país, En su primer número hizo en portada un encendido elogio del ministro Rafael Gasset, primer ministro de Agricultura de la Historia de España con Silvela como presidente del Gobierno en 1900; repitió cargo en 1903 con Fernández Villaverde en la Presidencia. Rafael Gasset era hijo del fundador de El Imparcial, Eduardo Gasset, y fue director del periódico a la muerte de su padre antes de dedicarse a la política. El Defensor de los Pueblos declara que su lema es ‘Producción y Trabajo’, el mismo lema del ministro, quien publicará un artículo en la portada del segundo número de la publicación en defensa de los agricultores, “los que trabajan de sol a sol”, y citará al mismo Napoleón para escribir: “Nadie engrandece una nación sin enaltecer y prosperar su agricultura”. En realidad, la publicación parece un boletín del Ministerio de Agricultura, dado que la información y datos que proporciona debieron de salir en gran parte del organismo, tales como proyectos hidráulicos, de caminos vecinales, de fuentes y otras obras públicas, así como estadísticas oficiales e información comercial de granos, vinos, aceites, carnes y otros productos. La política hidráulica fue una obsesión del ministro Gasset, primero en la cartera de Agricultura y años después en la de Fomento con el partido liberal, aunque los resultados no fueron los esperados. Como curiosidad, en la página 3 del número 2, de 26 de septiembre de 1903, la publicación informó del comienzo en España con éxito de la costumbre de tirar cohetes contra el granizo, lo que se hacía ya en pueblos de Europa en defensa de la agricultura y lo que aún se sigue haciendo para desbaratar la nubes de pedrisco e impedir que dañen las cosechas, aunque científicamente no esté suficientemente probada su eficacia. [Descripción publicada el 10/01/2019]