« Volver

El Contribuyente (Cádiz)

Periódicos
Periódico gaditano que tuvo larga vida pues salió a la calle al comienzo de la Restauración y se prolongó al menos hasta la segunda década del siglo XX. Su ideario era conservador, terreno que disputó a La Monarquía y otros periódicos de la misma corriente contrarios a la ideología liberal durante esa época en Cádiz. A finales del siglo XIX llegaron a editarse en Cádiz una veintena de periódicos, lo que da idea de la pujanza que seguía teniendo la ciudad española que en 1812 había sido sede de las Cortes que dieron a España su primera Constitución. Precisamente, en 1912, con motivo del centenario de este gran acontecimiento, la ciudad y la prensa se volcó en realzar los actos programados y El Contribuyente llegó a incluir en sus páginas la Semana Santa como parte de los festejos. Se trataba de estirar las celebraciones para atraer turismo a la ciudad. La anécdota protagonizada por este periódico puede leerse en un trabajo de Carmen Mateos Alonso, de la Biblioteca Municipal Celestino Mutis, que puede consultarse online. El editor de El Contribuyente era Bernardo de Arjona, de quien no se conoce mucho al igual que tampoco de esta publicación que llevaba por subtítulo ‘Periódico político independiente’, lo cual puede ser cierto dado que debió de pasar por más de una mano y conocer varias etapas. La Biblioteca Nacional solo posee un número de esta publicación. Se trata de la entrega correspondiente al 21 de septiembre de 1911. Viendo este número no se pueden sacar muchas conclusiones, pues solo tiene dos páginas y no es seguro que el periódico hubiera salido siempre así. Se puede ver que el contenido está circunscrito a la información local y que la segunda página está dedicada sobre todo a la publicidad, fórmula obligada para estas publicaciones menores a fin de poder financiarse. Curiosamente, y es un dato con cierto valor sociológico, se puede ver el anuncio de una mujer de la que se muestra su fotografía recomendando unas píldoras que le han ayudado a recuperarse de la anemia que producía. El hecho de utilizar la imagen de una persona real para promocionar un producto era entonces un recurso novedoso en el siempre innovador mundo de la publicidad. [Descripción publicada el 17/08/2022]