« Itzuli

5 (Vitoria)

Cinco
Cultura
Revista literaria editada en Vitoria de la que sólo se editaron cuatro números, de abril a junio de 1934, y que no debió tener mucho éxito popular por tratarse de una publicación elitista en la que colaboraron intelectuales de la capital alavesa. Destaca su cubierta, con un gran número 5 que ocupa casi toda la página. Quizá el título obedezca al número de sus promotores, aunque no es seguro. Su periodicidad era quincenal y tenía la particularidad de que era bilingüe, con textos en castellano y euskera, aunque predominaban los escritos en castellano. Su contenido era muy próximo al surrealismo, con textos oníricos o absurdos que recuerdan esta corriente de la vanguardia, aunque sus promotores llamaban a su estilo cinquismo, de acuerdo con el 5 del título de la revista. En su primer número hay un manifiesto en el que se expresa la identidad y el propósito de la publicación reivindicando su originalidad. Así leemos: ‘Es inútil indagar abuelos del nuevo ISMO. Tampoco en esta empresa tenemos amigos. Hemos descubierto, llenándolo, el vacío que los demás, desde que empezaron, habían dejado’. Este manifiesto está firmado por El divino San Vítor, en alusión al santo del mismo nombre, que es declarado patrón de la revista. San Vítor de Gauna vivió entre el siglo IX y X y es uno de los santos más populares de Álava, con poderes para curar el dolor de cabeza y las enfermedades nerviosas. Al comienzo de la publicación un sumario informa del contenido, con textos de diversa temática, pero con el acento puesto en la cultura vasca, de ahí que haya colaboraciones en euskera. Debió influir en ello el hecho de que en los años de la II República se gestara el estatuto de autonomía del País Vasco, que se aprobó definitivamente en 1936, ya durante la Guerra Civil española. Los dos primeros números de la publicación cuentan con 20 páginas y los dos últimos con 24. En los cuatro se pueden ver algunos dibujos y viñetas que dan amenidad a la revista. En las páginas finales había publicidad que ayudaba a financiar la publicación, pero no debió de ser suficiente para compensar los gastos de edición. La tirada no debió ser muy grande. En el segundo número hay una referencia a la incomprensión con que había sido acogida la publicación en Vitoria. Se puede leer lo siguiente: ‘Los comentarios de la prensa sobre la aparición del primer Cinco han sido numerosos y variados. Decimos numerosos porque no sabemos mentir. Y variados porque casi todos ellos coinciden en ofrendarnos cinco bonitas camisas de las llamadas de fuerza. Mientras unos aluden al manicomio provincial, otros nos aconsejan el de Santa Águeda o quien azuza un rotundo Leganés, que debe referirse sin duda al manicomio que en ese punto existe’ [Descripción publicada el 16/8/2022]