« Itzuli

Arquitectura y construcción (Barcelona)

Arqvitectvra y constrvcción 1917-1922 || Arqvitectvra y constrvcción || Anuario de la construcción || Anuario de la construcción (Barcelona)
Arquitectura y construcción
Comienza a publicarse el ocho de marzo de 1897, como revista técnica quincenal “indispensable para las clases constructoras”, una vez que deja de hacerlo la Revista de la Asociación de Arquitectos de Cataluña. Lo hace en entregas de dieciséis páginas, hasta que en 1902, se hace mensual, incrementando su paginación, generalmente a 44 páginas, formando hasta 1916 una colección de veinte tomos. Desde 1917 a 1923, será anuario, formando una colección de cinco tomos de esta su segunda serie o época, con volúmenes que superan las 400 páginas y llega alguno a más de 700. Coincide su publicación con la expansión del modernismo en la edificación y las artes decorativas, desde finales de siglo diecinueve y principios del veinte, convirtiéndose en una de las principales publicaciones periódicas de carácter técnico, artístico y profesional de la arquitectura y las artes ornamentales y decorativas. Su propietario, editor y director es el arquitecto catalán Manuel Vega y March (1871-1931) y en sus páginas convergen destacados arquitectos de las escuelas barcelonesa y madrileña con artículos, estudios y proyectos, tanto de carácter teórico y doctrinal, como histórico y práctico. A ello se añaden sus excelentes ilustraciones, que al comienzo serán escasas, pero que después inundarán sus entregas, con fotografías, láminas, reproducciones, planos o retratos, algunas de ellas en color y fuera de texto, no sólo de edificaciones de la época sino también de otras monumentales e históricas. Insertará grabados y láminas del Templo de la Sagrada Familia o del Hotel Maza, de Madrid, o de un nuevo puente sobre el Rhin, o de las obras del Canal de Panamá y de la Exposición Internacional de San Francisco de California de 1915 El estilo de su cabecera y su subtítulo irá asimismo variando. Se identificará como “revista mensual ilustrada” de bellas artes, decoración, industria, arte moderno e ingeniería, y, al final, como “resumen anual de arquitectura, bellas artes, ingeniería, decoración e industrias constructivas, así en España como en el extranjero”. Sus contenidos se referirán por tanto a asuntos españoles como a internacionales (sobre la arquitectura francesa, portuguesa, italiana, suiza, inglesa, alemana, austriaca, argentina, estadounidense, rusa, etc.), y prestará atención a exposiciones y congresos, como el VI Congreso Internacional de Arquitectura, celebrado en Madrid en 1904, o los nacionales de Sevilla o San Sebastián. Se estructura en secciones, como las de Crónicas científicas, Sección varia, Negociados especiales, Revista universal de arquitectura, Actualidades, Revista nacional (desde Madrid), Bibliografía, Crónica general de la profesión o Movimiento constructivo, entre otras muchas. En 1901 inserta un suplemento bajo el epígrafe Boletín práctico; en 1906, una Crónica industrial; en 1908, un Boletín legislativo, y, en 1911, un Boletín de la Sociedad Central de Arquitectos. Además de los artículos técnicos o doctrinales, ofrece información sobre subastas y adjudicaciones, concursos y proyectos tanto institucionales, municipales, industriales o particulares, y en los que participan alumnos de las escuelas de Madrid y Barcelona; sobre las reformas y desarrollos urbanos y arquitectónicos o de obras públicas, además de biografías, noticias y disposiciones oficiales, asuntos de enseñanza profesional o de escultura. Entre las firmas de sus textos o de los trabajos de los que da cuenta aparecen, además de la de su director, Vega y March, la de José Torres Argullol, Luis María Cabello y Lapiedra (desde Madrid), Vicente Lamperez y Romea, Leonardo Rucabado, Demetrio Ribes, Aníbal González, Enrique Repullés y Vargas, Gonzalo Bringas, Luis Muncibill, R. Loredo, Font y Gumá, Marqués de Cubas o Almenar, entre otros. También llegará a insertar anuncios comerciales y publicitarios que, cuando es anual, serán bastante numerosos, además de incluir un Anuario de la construcción, como guía informativa por provincias de arquitectos, ingenieros, maestros de obras, aparejadores, contratistas, industrias de la construcción o decoradores, entre otros profesionales, empresas y negocios relacionados con la arquitectura y sus artes e industrias anejas.