« Itzuli

Fray Verás (Madrid)

Pensamiento (Madrid. 1877)
Revistas de información general
Continúa la secuencia numérica, el mismo formato y subtítulo -“semanario recreativo, artístico y literario”- que el también semanario El Pensamiento, que asimismo forma parte de la colección de la Biblioteca Nacional de España (BNE), y había estado publicándose desde el cuatro de febrero al ocho de septiembre de 1877, después de varias modificaciones en sus contenidos, hasta adoptar completamente el festivo y humorístico. Así que, con el número 31, correspondiente al 22 de septiembre de ese año, Fray Verás aparecerá cada sábado, en entregas de cuatro páginas, compuestas a tres columnas, estampado también en la misma imprenta que su predecesor, la madrileña de M. Romero. Se desconoce quien pudiera dirigir y redactar este semanario, igualmente ilustrado con tipos y escenas, bajo epígrafes como Actualidades o Escenas matritenses, de marcado carácter humorístico, firmadas por el dibujante Mariano Urrutia (-1894), que también había hecho lo mismo en las páginas de su predecesor, El Pensamiento. El artículo de presentación de este nuevo título es firmado por El Padre Lesna, del que dice de sí mismo que es un fraile tratable, alegre y sin exageraciones, que si peca de algo es de ser “novelero”, y en el que presenta a los también frailes Rapa-Velas, Miope o Alegría, que serán otros de los seudónimos con los que aparecen firmados los textos en sus páginas. Se trata de textos ligeros, de carácter festivo y jocoso, tanto en prosa como en verso, como charadas, epigramas, cantares, citas, fábulas, moralejas, diálogos, cuadros de costumbres, misceláneas, bibliografía o espectáculos (especialmente teatros y alguna vez toros), ocupando anuncios comerciales su última plana, en alguna ocasión también de naturaleza humorística. Otros seudónimos usados bajo sus textos son, además de Fray Verás y El Padre Lesna, los de Fray Freno, Fray Massa, Fray Pimienta, Fray Espera, El Padre Alegría o El Hermano Perfecto, que quizá correspondan a dos redactores principales, apareciendo también las firmas de Víctor Navarro, Gregorio Barragán, Ventura Mayorga o Ramón de Campoamor. Publicará como folletín El pensamiento del diablo, cuadros críticos por el P. Lesna, y Los espadachines, novela original del poeta festivo y satírico Juan Martínez Villergas (1816-1994), de ideas republicanas, pero conservadoras y nacionalistas, sobre el que abrirá también una suscripción a su favor, al encontrarse en deplorables dificultades económicas en Argentina. Asimismo, con motivo de su fallecimiento, ofrece un texto elogioso –usando además un especial alarde tipográfico- del general Baldomero Espartero -por lo que su principal redactor debería estar en la órbita del progresismo demócrata-, en su entrega número 99, del diez de enero de 1879, en la que también comienza a insertar un nuevo grabado en su cabecera. En la entrega número 55, de 16 de marzo de 1878, ya había modificado el subtítulo, que venía siendo desde entonces “periódico político festivo”. En este número inserta el artículo Nuestro programa, en el que señalaba que hasta entonces sus redactores habían sido “impolíticos, pero jamás descorteses”, añadiendo, además, que seguirán formando “iglesia aparte”. Después de imprimirlo M. Romero, el periódico fue estampado por R. Velasco, y llega a usar diferentes tipos de papel. Entre sus grabados aparecen también unas tiras de estilo oriental y entre sus dibujantes pudo encontrarse también el ilustrador Francisco Ortego (1883-1881). Su última entrega en la colección de la BNE es la número 109, correspondiente al domingo 30 de marzo de 1879. Una advertencia en ella indica de modo jocoso que, al estar el país en pleno periodo electoral, no había salido Fray Verás el sábado anterior y su principal redactor había arreglado su maleta y tomado el tren del Norte con el objetivo de sacar adelante una “candidatura frailuna”. Probablemente, no siguió publicándose.