« Volver

La Ciencia eléctrica (Madrid)

Gaceta industrial || Gaceta industrial y ciencia eléctrica
Industria
Esta publicación nacida en julio de 1890 en Madrid acabó absorbiendo a la Revista de Electricidad, que había salido al comienzo de ese mismo año y cesaría en diciembre. A partir de enero de 1891 se fusionaría con la Gaceta Industrial, por lo que con el título de La Ciencia Eléctrica solo se publicaría el segundo semestre de 1890. Se trata de algunos de los primeros medios en España especializados en esta nueva forma de energía, aunque las primeras publicaciones habían aparecido en Barcelona unos años antes. Su periodicidad era quincenal y tuvo una paginación variada que osciló entre las 24 y las 32 páginas, aunque el primer número tuvo algunas más. La publicación incluía dibujos, grabados de aparatos eléctricos y fotografías, lo que resulta muy ilustrativo para ver los avances del sector en sus primeros años en nuestro país. Los artículos de la revista tenían generalmente un contenido técnico sobre nuevos procedimientos, aparatos y material. Contaba también con anuncios de empresas instaladoras, componentes, máquinas y todo tipo de material relacionado con la electricidad. La publicación tenía una amplia nómina de colaboradores que se pueden ver en la portada de cada número. Su fundador y director fue José Casas Barbosa, uno de los pioneros de la electricidad en España como profesor, escritor y periodista científico. Nacido en Barcelona, en 1879 publicó ‘Maravillas de la telefonía. Descripción del teléfono, el micrófono y el fonógrafo’. Como responsable de telefonía, en 1881 formó parte de la Sociedad Española de Electricidad, la primera compañía eléctrica española. Más tarde pasó a dirigir la Sociedad Matritense de Electricidad, donde proyectó y dirigió en 1888 la iluminación del Teatro Real. En su primer número, La Ciencia Eléctrica se dirigía al lector en un artículo anunciando sus propósitos que no iba firmado pero que probablemente se deba a la pluma de Casas Barbosa. Decía así: ‘Merced a la colaboración que se dignan prestarle profesores, ingenieros y electricistas muy distinguidos, esta revista aspira a ser el reflejo del estado de la ciencia eléctrica en nuestro país, el medio difusor de sus enseñanzas, y guía eficaz y seguro de los capitalistas y constructores dedicados a la explotación de las industrias nacidas de la electrotecnia. A todas las aplicaciones de la electricidad consagrará su atención esta revista. Los progresos que en nuestro país se realicen serán investigados con afán y estudiados con solicitud y cariño; del progreso extranjero dará a conocer los frutos más sazonados y selectos’. La publicación, que al inicio de 1891 se había fusionado con la Gaceta industrial, volvió en julio de ese año a fusionarse con la revista La Naturaleza y pasó a llamarse Naturaleza, Ciencia e Industria. [Descripción publicada el 16/8/2022]